Deja tu mensaje

¿Qué recuerdos conservas de la vida y obra de Gabriel García Márquez?
Comparte aquí tu mensaje de gratitud.

289 thoughts on “Deja tu mensaje

    1. Verónica

      Gracias, Gabo! Cuando era adolescente, cada noche, llevaba bajo mi brazo tus libros para sumergirme en la lectura hasta que el sueño me vencía. Ya de grande abracé la literatura como profesión y leemos con mis alumnos tus cuentos, tus novelas…para poder despertarles esa pasión que nos sirve para comprender el mundo. Hoy te has ido mi querido amigo, siento que ha partido un padre, un abuelo con sonrisa franca y estoy triste. Pero debes descansar o quizá, seguir escribiendo nuevos cuentos en algún sitio desconocido aún para mí. Un abrazo enorme que llegue a tu corazón lleno de pájaros. Gracias por todo lo que has dado a tantas generaciones. Hasta pronto!!

      Reply
    2. Miguel Castillo

      Los ‘obreros de la palabra’ de Ecuador que nos formamos con tus obras, te agradecemos ‘Gabo’ por tu existencia y tu periodismo humano.

      Reply
    3. lapalabrapolitica@gmail.com

      Gabriel García Márquez, una mañana, cuando vio que la luz no entró por su venta, tuvo la impresión que estaba entrando al mundo que él mismo había venido construyendo desde que escribió la primera carta en Aracata como una inspiración divina, que ni él mismo pudo explicárselo aún en cada novela, ya que palabra provenía de su mente misteriosa que con sólo ver las nubes, el agua, los pájaros, las mujeres pasar por la calles; o con sólo oír el sonido de la música, le dictaba y lo obligaba a escribir y escribir, hasta este día cuando al despertar dijo, coño, no he tenido ningún sueño y tampoco escucho la voz de mi mente y no ha salido el sol para obligarme a sentarme en la máquina y escribir lo que debo de escribir, fue gasta entonces que Gabriel García Márquez, presintió que estaba muriendo y pensó, me llevo tantas historias que ni volviendo a nacer tendría tanta vida para contarlas. Alzo la mano y con el dedo índice, dijo, hay que arrear las mulas para llegar temprano.

      Reply
    4. Tania Urias

      Cuando tenía 20 años y mi primer trabajo en serio como periodista, me topé con dos maestros, la que fue mi jefa por muchos años y luego partió físicamente de este mundo y Gabo. Ella, Yolanda se llamaba, me dijo que si quería ser periodista debía aprender de los grandes y me dio a leer todos y cada uno de los libros de García Márquez, yo ya había leído en el bachillerato de él y me gustaba, pero fue como periodista que me enamoré. De sus escritos y también del oficio, el mejor del mundo!!!! Como él solía llamarlo. Incluso gané una beca a la FPI, pero no le conocí físicamente, sólo a su hermano y a Jaime Abello y hablaban con tanto entusiasmo del maestro que me enamoré aún más de sus libros, de su vida, de sus citas, de la manera como hablaba del periodismo, que me duele mucho su partida, ahora se reunirá con Yolanda, ah seguro se toman un vinito. Se fue otro grande, siempre abril me ha parecido un mes cruel y este año no fue la excepción , nos quitó un hombre extraordinario, gracias Gabo, tu legado será eterno.

      Reply
    5. María Susana Josefina León Aranda

      La vida literaria ha perdido a un gran escritor, no cabe duda que jamás existirán palabras para expresar el dolor de esta gran perdida pero también es cierto que como un pintor plasmo en un lienzo la verdadera historia de la vida en cada uno de sus relatos e hizo vivir a cada uno de nosotros en diferentes tiempos con historias, con amores, con ilusiones que perduran no solo en nuestras mentes sino en nuestros corazones.
      En mi vida personal cuando por primera vez leí los libros de Gabriel García Márquez marco mi existencia cien años de soledad, noticias de un secuestro, etc, pero el que más dejo huella en mi vida fue El amor en los tiempos de Cólera que en ese entonces yo vivía un amor que dejo en mi corazón el hermoso perfume de su cuerpo, como la lectura me ayudo a comprender ese hechizo que a pesar de su termino nunca se fue de mi corazón y arrebato de mi alma la paz y el sosiego del enamoramiento

      Gracias maestro, gracias poeta, gracias pensador que con tus palabras mi vida se transformó en un oasis de pasión

      atte.

      Ma. Susana Josefina León Aranda

      Reply
    6. José Iriarte Díaz

      Maestro, gracias a su fundación y a su obra, me enamoré más del periodismo. Seguiremos leyéndolo e inmortalizando su gran legado y la exaltación del ser Caribe. Descanse en paz.

      Reply
    7. Gabriel Arturo Neri Cornejo

      Un abrazo eterno al maestro, al cómplice que nos enredaba en los recuerdos profanos de sus putas tristes, que gracias a Dios, SÍ vivio para contarla. Gracias Gabo.

      Reply
    8. Bruja

      Te acuerdas como nos conocimos Gabriel?, fue a mis doce años, me salvaste de morir ahogada…recuerdas que me contaste aquel “Relato de un Naufrago” y fue en ese naufragio que empezó nuestra historia…Después, nos encontramos en aquel café matutino, el cual -por cierto- aún hoy bebo cada mañana por el puro gusto que suele causar la costumbre. Fue en esos amaneceres nostálgicos que decidimos acompañarnos en el peregrinar de la vida con tus “Doce cuentos peregrinos” y entonces,me dijiste: “Nunca he podido hacer nada que sea más asombroso que la realidad”, y yo, igual que siempre te creí…Y el tiempo siguió Gabriel, entre “La Hojarasca”, “El olor de la guayaba” y “El amor en los tiempos del cólera” siempre hacías más llevaderos mis “Cien años de soledad”…Dime Gabriel?, irá la Cándida Erendira o la Mamá Grande al funeral?…estoy triste Gabriel, como aquel Jueves Santo del deceso de Ursula Iguaran, aunque se lo que me dirías: ” Ya viví para contarla”, yo solo puedo decirte que hoy,no sólo “El Coronel no tiene quién le escriba”…ahora, yo tampoco tengo…mi corazón está haciendo su “Crónica de una muerte anunciada” por la ausencia de mi Macondo!, Gabriel eres epopeya de un pueblo olvidado, y hoy también eres “mariposas amarillas que vuelan liberadas”… te amo por siempre Gabriel, gracias por salvarme de la tristeza, gracias por tus “Memorias de mis putas tristes”, gracias por vivir una vida insolente y descarriada, el Coronel nos diría: “…así es – suspirando- la vida es la mejor cosa que se ha inventado”…hasta siempre Gabriel, hasta pronto…te amo…

      Reply
    9. Esperanza Garcia

      Nunca lo conoci en persona pero lo senti y lo siento como alguien tan cercano a mi, casi como si fuera un miembro de mi familia y su partida me causa una gran tristeza. Esa familiaridad que me causo el indirectamente y sus obras directamente, con toda certeza se debe a la magia de sus obras. Los que amamos la literatura hemos leido obras que ensenan, obras que invitan a la meditacion, obras complejas y algunos textos despues de leidos los dejamos por ahi. La obra de Garcia Marquez se lee y ocupa un sitio especial en el librero y se lleva en la mente, en el alma y en el corazon para siempre.

      Reply
    10. Odilia Salinas López

      Llore al enterarme de la noticia, sabíamos que era “una muerte anunciada” pues había estado recientemente en el hospital y sabíamos que los ciclos de vida se tienen que cerrar, sin embargo no dejar de doler su partida física pero gracias a sus libros millones de personas lo seguiremos llevando en nuestros corazones . Su gran obra ya lo volvió INMORTAL . Hasta siempre “GABO” y gracias por haber existido. Por ti amo la literatura. Odilia Salinas López.

      Reply
    11. Rafael Pinzón Galván

      Para quienes ejercemos el oficio más maravilloso del mundo, tu trabajo y ejemplo son como la luz del faro en el océano de la insaciable búsqueda de lo correcto y lo incorrecto. Gracias por enseñarme que puedo ser un buen periodista sin dejar de ser un ser humano con fortalezas y debilidades y de saborear la vida sin sostener el aliento,sino a todo pulmón..Hasta muy pronto querido Gabo!!

      Reply
    12. SUSANA MARÍA ROCA VALIENTE

      Está mañana poco después de despertarme en este Madrid primaveral , en el que la luz de día ha sido casi tan hermosa como la pasión que yo sentia por las novelas de GABRIEL , mi marido me ha dado la triste noticia y de forma inmediata he llorado desconsoladamente porqué para mí no sólo ha muerto mi escritor más querido sino que ha muerto un padre que con sus obras marco mi carácter, porqué a los doce años leí por primera vez CIEN AÑOS DE SOLEDAD, y fue tan impactante que determino mi personalidad en todos los sentidos posibles, y desde entoces nunca he podido dejar de leerle para sentirle cerca. GRACIAS GABRIEL por todo lo que me has enseñado y me has hecho sentir, GRACIAS porque sin obra no sería quién soy.
      Podría acabar diciendo DESCANSE EN PAZ, pero se que lo hará porque era un hombre bueno.
      Mis respetos a Mercedes, que es una de las mujeres que más envidio y porque estoy segura de que es un ser maravilloso . Y un afectuoso saludo a sus hijos que se llaman como los míos , en el mismo orden , pero que lo descubrí cuando mis hijos eran ya adoescente, una hermosa casualidad. Un fuerte abrazo a todos.

      Reply
    13. Julie Furlong

      De Gabriel García Márquez sólo se fue su imagen física, ante los que lo trataban y veían. Pero Gabo nunca se irá, lo seguiremos viendo-sintiendo, latiéndonos en sus letras. Seguirá en nosotros su intensivo de hablar y escribir siempre directo y con verdad lo que por dentro nos transcurre. Su manto de fantasía, sueños y al unísono de cruda realidad, seguirá cubriéndonos como todo un universo a explorar para los que escribimos. Como lo ha sido Sor Juana Inés de la Cruz que murió mismo día, como lo seguirán siendo Miguel de Cervantes y William Shakespeare que nacieron un 15 de abril.

      Julie Furlong-http://desdeplanetatierra.blogspot.com

      Reply
    14. DOMINGO CASTILLO JAVIER

      GABRIEL, Lamento decir, no seras recordado, solo que no te iras aun estas y estaras siempre aqui donde te queremos.

      Reply
    15. Pablo Jimenez

      Querido Gabo , con todo mi corazon desde Chile donde conoci de ti por medio de mi Padre, gracias por tus historias porque desde alli me empezo mi caminar de hombre, gracias por despertar a nuestra America , siempre tus cuentos estaran en mi corazon ,solo te pido un favor (ahora que puedes),saluda a mi Padre Humberto y dile que le mando un beso

      Hasta siempre querido Gabriel …

      Reply
    16. Rosa María

      Gabo, conocí tus letras cuando tenía tres años. Me leían Reato de un naufrago cada noche. Crecí con tus libros. ¿Cuántas veces los leía? no sé, son mi vicio, un dulce vicio siempre fresco, siempre actual. El saber de ti siempre me dio esa alegría especial de tener cerca un amigo. Te conocí en la Facultad de Filosofía y Letras cuando estudiaba la preparatoria. Llegué ahí estoy segura que por ti. Hoy con profundo dolor estoy consciente de tu partida. Quizás ya era tiempo. Estoy triste, tu pluma ha callado; pero veo tus libros que coquetamente me miran desde mi librero y pienso, sigues con nosotros, esa sonrisa jovial y el brillo de tus ojos nos has heredado. Gabo, te extraño físicamente, pero leeré y escribiré para ti, total, al rato nos vemos y volveremos a platica. Xalli.

      Reply
  1. Alexis Ibarra

    Adiós, maestro. La única forma que se me ocurre de honrar su memoria es perseguir siempre la verdad, ser respetuoso de mi oficio y de mis lectores y gozar la vida en cada segundo.

    Reply
  2. elizabeth novillo torres

    Gabo, desde hace un tiempo vengo recordando tus libros. Parece que sentía que te estabas por ir.
    Mi juventud se alucinó con tu ” 100 años de Soledad” y luego “El coronel no tiene quien le escriba”, fundamentalmente,
    y ya no pude parar de seguir leyendo tus libros.
    Te estoy agradecida porque me diste ilusiones de que algún día podría llegar a escribir.No tan bien como vos, pero a mi estilo, y eso fue suficiente.
    Creo que te vas como todos los grandes. En este momento, a una hora de tu fallecimiento, todos los medios están hablando de tí, de como eras, anécdotas, entrevistas que no te gustaba dar.
    Desde acá, te abrazo fuerte y que sigas la trayectoria de la mas grande de las estrellas que surca el cielo. Hasta siempre.

    Reply
  3. Roberto Navia

    La pasión desbordante por el periodismo y la literatura tiene tu nombre, Gabo. Por eso, aunque te fuiste, te quedas, por cien, por mil, por todos los años que quedan en este mundo.

    Reply
  4. Lisbeth Zumba

    Mis condolencias para todos quienes hacen FNPI, sé que es un gran golpe.
    Adelante, él seguirá en nosotros.

    Reply
  5. Matthias Funk

    Gracias por “Periodismo – el mejor oficio del mundo” y las “Notas de Prensa”, por crear la Fundación y por tanto más en el ambito periodistico (para no hablar de la obra literaria). Quiero dar el pésame a los más cercanos al maestro.

    Reply
  6. Rebeca

    Gracias por hacernos felices con tus historias. Por tu ironía y tu estilo. Por ‘El amor en los tiempos del cólera’, mi novela preferida. Por ‘Cien años de soledad’ y también por todas las demás, que nos han hecho disfrutar a millones de personas. ¿Cómo un libro puede ser capaz de crear tantas emociones, inspiraciones, crear historias, simplemente juntando letras? Por el talento de quien las une. Por el talento de Gabriel García Márquez, descanse en paz. Y una lección y un consejo, hay que ‘Vivir para contarla’

    Reply
  7. Roxana

    Hasta pronto maestro… sabes bien que cuidaremos de tu legado y de tu familia, ellos mas que nadie te van a extrañar mucho, pero el tiempo sabio y viejo les traera consuelo a sus vidas …gracias Mil

    Reply
  8. Miguel Velardez

    Gracias Gabito por contagiarnos la pasión por el mejor oficio del mundo. Gracias por la literatura, por crear la FNPI, por los amigos, el ron, los vallenatos, las flores amarillas… Gracias por todo, hasta siempre!

    Reply
  9. María Gonzales

    Gabo, tus relatos me hicieron muy feliz. Gracias por esas hermosas historias, por mostrar al mundo entero esas historias latinoamericanas que existen en esos pueblos caribeños, selváticos o andinos como en el Perú. Te queremos mucho!

    Reply
  10. Priscila

    Mais emocionada do que eu poderia imaginar com a notícia da morte do García Márquez. Passou agora um filme delicioso na minha cabeça de como foi crescendo minha paixão pelos seus livros e pelo seu mundo. Acho que o primeiro que li foi o Notícias de um sequestro, que um amigo colombiano dos meus pais me deu de presente quando passei no vestibular. Lembro do livro de capa vermelha que foi meu companheiro de ônibus nas primeiras semanas de USP. Depois, achei na estante de casa Doze contos peregrinos (ou foi a @vandreza.freiria que em emprestou? ou foi o primeiro que li?). Então descobri outra faceta e uma delicadeza que nunca mais saiu de perto de mim.
    Lembro de como foi difícil enganchar na leitura do Cem anos de solidão e das anotações pra me encontrar nos nomes das famílias. Lembro exatamente da noite que passei em claro lendo esse livro, na sala de casa, embaixo da luz do abajur. Anos depois li em algum lugar que o García Márquez considerava as primeiras páginas do livro ruins, e que de fato muita gente se perdia nelas antes de se entregar ao livro. De certa forma, ele me apresentou uma parte da América Latina que passou a ser um pedaço importante da minha vida. Procurei nos sebos de Bogotá e comprei La Hojarasca em espanhol (que está online,vejam que beleza). Também li numa sentada, num café em uma tarde de chuva naquela cidade incrível. Rodeei algumas vezes a casa de García Márquez em Cartagena na esperança de vê-lo numa tarde quente. Visitei a Fundación para el Nuevo Periodismo em Cartagena e o hoje hotel que foi cenário do Amor e outros Demônios, de capa roxa, que sempre me pareceu mais interessante do que o Amor nos tempos do Cólera (ou seria o contrário?). Aprendi espanhol entre os livros do García Márquez e os do Cortázar.
    Me encantei com o jornalismo no Da Europa e da América e na coletânea Crônicas. Li o Crônica de Uma Morte Anunciada mas me lembro de não ter tido interesse de chegar ao fim do O Outono do Patriarca. Viver para contar e Memória de minhas putas tristes já li em Brasília. Um deles virou presente para um affair antigo, já não sei bem qual ou por que. No dia que eu conheci o Honório Nicholls, ele ganhou meu coração, entre outras coisas, porque sabia onde ficava Macondo. E saber onde fica Macondo, conhecer Macondo, lembrar da chuva de lá, é essencial.
    Por que escrever sobre isso? Podem dizer que eu pirei, mas acho que é para dizer pras minhas primas bem jovens, a Lívia e até a Laís, a Luiza Vidal, a Mariane Vidal Rocha e a Gabi, a Maria Eduarda e o Rafael, a Julia Regina, a Mari e a Nana, o Miguel e a Isadora e o Felipe e o Pedro: todas e todos precisam lê-lo. Isso sem falar no Bruno Riemer Blanco, no afilhado Diogo Blanco, no Joaquim Braga e no Guilherme Braga, que já cresceram e também precisam ler.
    É que ninguém devia passar por essa parte do mundo sem conhecer Macondo e sem se apaixonar pelos Buendía. Que as avós e avôs daquela parte do mundo guardam muito dos segredos que nos fazem entender nossos próprios avôs e avós. E que, depois do Gabriel García Márquez, nunca mais as chuvas torrenciais serão as mesmas.

    Reply
  11. Ezequiel del Valle

    Un saludo desde la Argentina y el más profundo recuerdo al Gran Gabo. Un saludo además a tan noble fundación, cuyos miembros me recibieron excelente en un viaje que hice a Cartagena hace unos años. Lo mejor que se puede hacer en memoria de García Márquez es seguir trabajando de la manera que lo vienen haciendo.

    Reply
  12. DAVID CHUQUILLA PILA

    Creemos que el tiempo podría ser larga vida, pero de esta vida terrenal todos nos vamos y allá en la plenitud de la vida celestial nos encontraremos maestro Gabo, tu esencia mostro en las personas otra concepción del realismo literario.
    Recuerda que desde hoy y las futuras generaciones recordaran tu legado, un amigo me dijo, el Maestro Gabo nunca murió, seguirá con nosotros siempre en vuestros pensamientos.
    Recuerda Gabo que empezaré tu búsqueda, se que te encontraré, por lo que no será hasta siempre.

    Reply
  13. J. Víctor Ferrer

    Maestro: Físicamente no estarás, pero tu obra siempre nos acompañará. Gracias por ello y por tu desinteresado impulsó en favor de los periodistas latinoamericanos.

    Reply
  14. graciela vazquez moure

    Soy periodista y escritora, sus libros me acompañaron desde la adolescencia. Leí casi todos, coincido con Gabo cuando decía que el Otoño del patriarca superaba aCien años de soledad. Nos dejó la palabra, el realismo mágico, la ilusión. la honestidad y la verdad. Hice un articulo en mi diario digital el día de su cumpleaños, vi por video conferencia la charla sobre el cine y gabriel garcía márquez, en Medellín y dejé plasmado en un articulo la conferencia y su foto con la rosa amarilla, hermosa despedida.
    Lloré al conocer la noticia y pienso que desde la eternidad seguirá creando . Gracias Gabo por maravillarnos con tus obras. Te llevás un privilegio: ser inmortal.

    Reply
  15. Cecilia Fonseca S.

    Una vida vivida con pasión y haciendo lo que amaba. Gracias maestro por el legado de inspiración y amor por el periodismo, y por abrirnos los ojos a la belleza de la narrativa periodística. Crónica de una muerte anunciada y Cien Años de Soledad, entre muchas otras, son una herencia maravillosa. En lo personal, gracias también por la oportunidad que nos dio a los periodistas para acercarnos a los mejores maestros de nuestro oficio a través de la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano. Estuve en uno de sus talleres de edición y la experiencia no podría haber sido mejor.

    Reply
  16. Patricia Vega

    Gracias por transmitirme que “el periodismo es el mejor oficio del mundo”; tomo esa estafeta con gran responsabilidad y pasión.

    Reply
  17. Lizzie

    Gracias Maestro por tanta enseñanza, por liberar mi mente, por entusiasmarme con las letras, por haber narrado la vida misma. Ahora sí el Coronel no tiene quién le escriba, habrá que conformarse con su legado. Un grande de verdad!

    Reply
  18. Nayeli Sánchez

    Gracias por todo a un periodista y escritor que fue querido por muchos y que quiso a muchos. Que bien por la Fundación que ha impulsado a muchos periodistas en Latinoamérica y España.
    Gabriel García Márquez seguirá ahí, por mucho tiempo, en nuestros corazones y cerebros, en nuestras letras e imágenes.
    Gracias y, hasta siempre!!!
    Nayeli

    Reply
  19. Adelfo Solarte

    YO TAMBIÉN SENTÍ EL SOFOCO: De las infinitas escenas que el Maestro creaba juntando palabras, recuerdo aquella del Coronel cuando bajó al pueblo al velorio de un conocido. “Lo primero que percibió fue el olor de muchas flores diferentes. Después empezó el calor (…)” . El Coronel terminó metido en una habitación atestada de rostros, empujado hasta quedar casi cara a cara con el difundo. Allí paré la lectura y usé el libro para echarme aire.

    Reply
  20. Carmen Becerra

    Ha fallecido alguien tan grande que, incluso quienes no lo conocíamos, sentimos que hoy el mundo es un poco más triste. Espero que saber eso suponga un poco de consuelo para su familia y amigos. A los demás, por fortuna, nos quedan sus libros, sus artículos… Gracias Gabo.

    Reply
  21. Yarman Jimenez

    Una noticia triste, lo siento mucho, lo recordamos especialmente en la Sala Glauber Rocha de la Fundación del Nuevo Cine, en unos y otros diciembres cuando llegaba a la Sala, y lo veíamos en los jardines, en el bar, en los corredores. Cada Festival de Cine de la Habana nos alegraba saber que andaba por allí, entonces la Sala se llenaba de cineastas, escritores. Todo cobraba animación y la magia continuaba.

    Reply
  22. Azul Vallarta

    Gracias, tus 100 años de soledad, me acompañaron en un momento difícil de mi vida, las noches de insomnio, al lado de la cama de mi abuela, en la clínica. Con una pequeña luz que entraba por la ventana del cuarto, leía y soñaba con ese mágico Macondo.

    Cuanta tristeza, sabia que en algún momento tendrías que partir, pero no quería… Tenia la esperanza, de que fueras eterno,como la magia de tus cuentos… ADIÓS Querido Gabo!

    Reply
  23. Melquiades Hispánicus

    …el drama del desencantado que se arrojó a la calle desde el décimo piso, y a medida que caía iba viendo a través de las ventanas la intimidad de sus vecinos, las pequeñas tragedias domésticas, los amores furtivos, los breves instantes de felicidad, cuyas noticias no habían llegado nunca hasta la escalera común, de modo que en el instante de reventarse contra el pavimento de la calle había cambiado por completo su concepción del mundo, y había llegado a la conclusión de que aquella vida que abandonaba para siempre por la puerta falsa valía la pena de ser vivida.

    Reply
  24. Jhonathan Marty

    Que pena es escuchar que te fuiste repentinamente “GABO” Contigo aprendimos a escapar de nuestro Macondo… Gracias #Gabo por tus escritos, por tu visión y darnos la oportunidad de poder leerte… Ahora es que en realidad comienzan 100 años de soledad. Siempre Vivirás en nuestros Corazones……………….

    Reply
  25. Yaremi Escobar

    Ninguna palabra es suficiente. Ningún párrafo describe mi agradecimiento por ti que,sin conocerme, me hiciste el gran favor de encauzar mi vida al que llamaste el mejor oficio del mundo: el periodismo. Gabo, mi Gabo, nuestro Gabo, eres inmortal.

    Reply
  26. MIRKOSMURGUIA

    Te vas y sé que aún te llevas historias por contar y por escribir. La muerte es inevitable como lo es la puesta del sol en un maravilloso día… dejar mensajes quizá supla en algo la carencia emocional que me has dejado porque quiero y muero por ser un gran periodista y un buen escritor, todos los días me torturo y me despierto pensando en los métodos a seguir, pero tienes razón: la terquedad, la pasión y la vocación es lo único que se necesita para ser feliz en esta vida.

    Las ganas de viajar solo para entrevistarte, seguirán como tarea pendiente.

    Gabo, no te has ido porque aún te seguimos leyendo…

    Reply
  27. Marta Rondoletto - Fundación Memorias e Identidades el Tucumán

    Querido Compañero y Maestro…muchos años antes de que supiéramos lo importante que era para nuestros pueblos, el construir nuestras memorias, nos fuiste inoculando esa idea, desde cada uno de sus textos…que son un muestrario maravilloso de los modos de hacer las memorias de nuestra amada Latinoamérica… y con tu pluma, aprendimos también, que la consigna “…hasta la victoria, siempre”, tiene peso propio. Cada uno tiene que hacerse responsable por la parte que le toca, en esa construcción…eso también nos lo enseñaste…Gracias, cumpa!

    Reply
  28. Hernando Guerrero Quintero

    “Soy el fotografo del millon”, con un abrazo al derecho es la dedicatoria de Gabriel Garcia Marquez de la cronica de una muerte anunciada.
    El porque de la dedicatoria es Cuando le mostramos la diapositiva que el escogió, la diapòsitiva estaba invertida, entonces Gabo dijo esa es por que es asi como uno se ve en el espejo y detras de el estaba el autorretrato de Alejandro Obregon que no habia sido restaurado por el mismo Obregon.
    Lo conocí en una Semana Santa de 1967b antes de la publicacion de Cién Años de Soledad. Gabo decia que solo sus amigos eran quienes solo lo conocian antes de Cien Años de Soledad.

    Me lo presento el crítico Uruguayo Angel Rama porque yo necesitaba cambiar un cheque que me habia dado mi nombre para ese viaje que era con motivo del segundo congreso de Latinoamericano de Escritores,años despues cuando le conte la anecdota y me pregunto que cuando había sidó y entonces le explique entonces me contexto que eso era cierto porque el me habia cambiado ese cheque con un adelanto que le habia hecho Editorial Suramericana de Buenos Aires.
    Paradojicamente lo conoci en una Semana Santa en la cual acaba de fallecer 46 años después posteriromente tuve el honor de ser su fotografo en el Premio Nobel en 1982.
    Estuve en el estreno mundial de la Candida Erendidá y su abuela desalmada, en esa misma ocasion nos acompaño a inagurar el Stand de Cine Colombiano en el festival de Cannes. Posteriormente alternamos en Cartagena Barcelona y Paris Tuve especial amistad con su hermano eligio muerto prematuramente.A sus hijos a sus hermanos un estrecho abrazo,a Miriam y a sus hijos un fraternal abrazo.

    Si desean algun testimonio directo me encuentre en los siguientes telefonos; 3175419092-6610345 /email. wiriliki@gmail.com-facebook Hernando Guerrero.

    Reply
  29. Nadia

    Gracias Gabo por enseñarme que el periodismo es el mejor oficio del mundo y por hacerme imaginar… Con la FNPI me rescataste de la monotonía del periodismo

    Reply
  30. Humberto Sales Córdova

    Las letras latinoamericans y el idioma español están de luto, Gabo ha dejado un legado que ha inspirado a muchos escritores, desde México hasta China, sus novelas y cuentos han influido en la realidad de todos nuestros países, y es más, en todo el mundo. Su paso por la tierra y su impacto en la humanidad han sido fundamentales para ‘ver el mundo de otra forma’, ‘comentarlo de otra manera’. Gracias Maestro, tus letras serán leídas por nuetros nietos, y los nietos de ellos. La literatura española se ha enriquecido con tus escritos. México pierde a un colombiano y Colombia a un mexicano, sin embargo, el mundo pierde a un ciudadano universal, un escritor que desde ‘Macondo’ vio al hombre con sus palabras. Tu gran homenaje es que todos los que te conocimos, te seguiremos leyendo, y como a los grandes escritores, vendrán generaciones futuras que te leerán. Hasta pronto Gabo, si hay ‘otra realidad’ ahí nos encontraremos, muchos agradecemos tu obra, el lenguaje español se ha ‘enriquecido’ con tus frases y comentarios, con tus anécdotas y tus tramas, con tus cuentos y novelas; hasta el cine palidece con tu obra; descanza en paz Gabo y ten la certeza que desde siempre, el mundo te extraña.

    Reply
  31. Juan David

    Gabo, las gotas caen del cielo a la tierra. Hoy, las gotas de tus ideas caen desde la tierra para el cielo.

    Reply
  32. AARÓN APOLO RAMÍREZ

    Adiós Gabo, es triste tu partida y enorme la huella de tu obra en mis recuerdos, en mi vida.

    Reply
  33. Joyly Torres

    Gracias a Dios por habernos prestado a un grande como tu, ejemplo en la literatura y el periodismo. De tu mano conocí el realismo mágico y tus historias alimentaron mi pasión por la escritura. Tu magnifica obra vivirá para que te recordemos siempre , porque como tu dijiste “la verdadera muerte es el olvido”. Gracias Gabo

    Reply
  34. José Alfredo Beltrán

    ¡HASTA LA ETERNIDAD, MAESTRO!
    GRACIAS POR TU LEGADO, TU OBRA, TU AMOR, TU FUNDACIÓN, QUE TANTO NOS HA APOYADO E INSPIRADO. TE LLEVAMOS EN LA MENTE, EN EL CORAZÓN, ALIMENTANDO ESA, TU PASIÓN, NUESTRA PASIÓN, “EL OFICIO MÁS BELLO DEL MUNDO”…

    Reply
  35. Melanie Pérez Cartier

    Quisiera mandar condolencias a la familia y a los Colombianos, pero creo que también a los mejicanos y a los latinoamericanos que lo adoramos desde Cien Años de Soledad hasta las Putas Tristes, desde la cantidad de Aurelianos y José Arcadios hasta el cielo donde se elevó Remedios la Bella…desde el día en que vieron por primera vez el hielo en Macondo, hasta el cuarto de los espejos…Nunca morirá

    Reply
  36. ANTONIO ACEVEDO LINARES

    (Q.E.P.D.)

    POEMA PARA RECORDAR A GABRIEL
    GARCIA MARQUEZ EN CARTAGENA DE INDIAS

    Ella junto a mí
    y yo junto a ella
    caminábamos por
    las calles de Cartagena de Indias
    el mar nos abrazaba
    desde la orilla
    y resplandecía como un espejismo
    en el desierto
    las calles de piedra
    de la Inquisición tenían los árboles
    a la intemperie azotados por el viento
    y entramos, como tomados de la mano
    al Museo de Arte Moderno
    ella seguía caminando
    junto a mí y yo seguía
    caminando junto a ella
    mientras recorríamos mirando
    las fotografías en blanco y negro de
    /Ellen Reigner
    y allí, en la soledad del salón
    mirando estaba las fotografías
    y yo llevaba en mi mano
    “Bajo el signo de Ellen”
    su hermoso prólogo a las fotografías
    en el catálogo.
    Se quedó mirándome
    estuve mirándolo por un momento
    me le acerque y mientras estrechaba
    su gruesa mano de viejo marinero
    ella se había quedado mirando los niños
    que la miraban tristes desde las fotografías
    conversamos, por breve momento
    sobre el difícil arte de la escritura
    y luego se alejó mirando los cuadros
    de fotografías en la pared
    ella había llegado a mi lado
    y como tomados de la mano, salimos del
    /Museo.
    Afuera hacía mucho viento
    y el mar resplandecía como siempre
    y ella seguía caminando junto
    a mí y yo seguía caminando junto a ella
    por la carretera junto al mar de Bocagrande.

    Reply
  37. Mariana Velásquez

    Hasta siempre, Gabriel García Márquez! uno de los latinoamericanos más brillantes! Nos dejas un poco de ti en las lineas de tus libros.

    Reply
  38. Ismael López Ocampo

    En Managua pasamos momentos difíciles ahorita, pero tu muerte no puede pasar desapercibida. Gracias porque sabemos lo que Nicaragua significó para vos Gabo, gracias por tus libros y por el legado que dejas para el periodismo en la FNPI.

    Reply
  39. José Juan Pacheco Ramos

    En mis años de adolescencia devoré tus páginas mágicas, hasta quedarme algún día para siempre con una compañera de sueños a bordo de un navío inalcanzable…y mi viaje aún no ha concluido, gracias a ti Gabo…

    Reply
  40. Maite Flores

    Gracias Gabo, por todo lo que nos dejas, por tus enseñanzas, gracias por ser una referencia de periodismo, de libertad y lucha…

    Reply
  41. Mildrett Zadot

    Gracias maestro, por la literatura, por el periodismo, por las crónicas. Por la seguridad de que al estar leyéndolo dejaba yo este mundo y por enseñarme que escribir le daba sentido a mi vida.

    Reply
  42. KV

    Maestro, dejó usted unos zapatos imposibles de llenar. Gracias por dejarnos vivir sus cien años de soledad.

    Hasta siempre…

    Reply
  43. Cristina Rojas G.

    Gracias! Maestro por habernos hecho soñar con tus obras, que más que sueños eran realidades plasmadas con tu puño y letra. Las condolencias por tu partida no son sólo para tu familia sino para todos los Colombianos, porque hemos perdido al mejor representante de nuestras letras. Descansa en paz.

    Reply
  44. Eduardo Crisóstomo T.

    Primero descubrí a Juan Rulfo, después a Gabriel García Márquez y, cada uno, con sus relatos y personajes que danzan caprichosamente en el tiempo, entre la vida y la muerte, entre los recuerdos y la desmemoria, me cautivaron y me llevaron hacia el tumor por cada palabra, por cada letra.

    Reply
  45. Ludmila Quirós

    Prendí la tele y lo primero que ví es “murió Gabriel Garcia Márquez” y me quedé sin palabras. Siempre pensé qué iba a leer una vez que Gabo no escribiera más, y no porque no leyera a otros autores. Si no porque Gabo es el ESCRITOR. Es MI ESCRITOR. El que me hizo conocer América Latina, no por las “ideologías”, sino porque era el único que hacía que todas las palabras sean lindas y tuvieran ese no sé qué que al escucharlas parecieran tan perfectas.
    Era imaginar Macondo cada vez que se venía una borrasca de verano y las lluvias levantaban el olor a la tierra húmeda. Era esperar que después de las tormentas, te encontraras con un ángel viejo en el patio en medio de un cangrejal, era imaginar que alguna vez el coronel iba a recibir la carta que tanto esperaba, era sentir por uno mismo la noche que secuestraron a Maruja, era saber si Sierva Maria estaba poseída por los espiritus africanos o al final era la rabia que le había contagiado un perro cenizo. Podría seguir escribiendo sobre Gabo toda una noche, pero prefiero llamarme a silencio, porque sería incapaz de poder definir de manera tan perfecta a una pluma tan especial. Gabo, tu Sierva Maria está triste. Es mi Otoño sin patriarca.

    Reply
  46. COLAPER

    Condolencias por el sensible fallecimiento del Nobel de literatura Gabriel García Márquez y Socio Honorario del Colegio Latinoamericano de Periodistas COLAPER.

    Gracias por transmitirnos que “el periodismo es el mejor oficio del mundo”; tomamos esa tea con gran responsabilidad y pasión.

    Junta Directiva y familia COLAPER

    Reply
  47. Griselda Arreguìn

    Gabo: mil gracias por realizar tus aportaciones para impulsar la profesionalizaciòn del ejercicio periodìstco. Tuve la extraordinaria oportunidad de tomar uno de los cursos en Monterrey, MX.
    Me dejaste una gran herencia.

    Reply
  48. Fanny Zárate R.

    Una despedida es la emoción más difícil de entender que puede existir. Saber que de un momento a otro en un otoño estamos con alguien y en primavera estamos solos. La calidez humana es una propiedad que genera en todos, una sensación maternal que nos recuerda lo feliz que se puede llegar a ser, pero lo rápido y esporádica que es la felicidad. Maestro ha dejado en un centenar de personas un gran vacío, pero nos ha enseñado como distinguir los breves momentos de amor y dicha. Sus libros a lo largo del tiempo no solo nos trasladaron a Macondo, sino nos llevaron a pensar que existían personas como usted, a las cuales admiramos y queremos por la manera en que una letra está puesta tras otra. Esperando que en algún momento usted en algún lugar, pueda ver estás letras sin sentido; me veo en la necesidad de pedirle de favor que siga escribiendo, en donde sea que usted se encuentre, siga usted deleitando con su brillante intelecto a los que le rodean porque usted le sacaría maravillosas historias hasta a las piedras. A pesar de su partida sin despedida, tengo que desearle un buen viaje, tengo que agradecerle todos aquellos momentos con los que reí y lloré con usted y sus personajes, muchos de ellos me hicieron crecer y madurar, espero un día poder regresarle todo aquello que usted hizo por mi sin darse cuenta. No me resta más que desearle un buen viaje maestro Gabriel García Márquez.

    Reply
  49. JAIR SALAZAR MUÑOZ

    Gabo esta de viaje, más tarde lo alcanzaremos, nuestro viaje por las obras nos hacen recorrer el mundo, pero que mundo de vida cultural deja el hombre de Aracataca.

    Reply
  50. Moises Ramirez

    Descansa en paz, Gabo. Vivirás por siempre en mi corazón a través de tus fantásticas historias. He leído varias veces tu obra cumbre: 100 años de soledad, y no deja de asombrarme. Un sentido pésame desde la Ciudad de México.

    Reply
  51. Diana Shahrazad

    Gracias Gabo por tus grandes novelas y por enseñarnos que hay mucho por qué sonreír. Gracias por mostrarnos que los placeres más simples de la vida pueden ser mágicos

    Reply
  52. Juan Carrá

    Hace unos años un grupo de periodistas vivimos una hermosa experiencia de aprendizaje junto a los maestros Cristian Alarcón y a Gabriela Polit. Todos crecimos después de entonces. La Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano a muchos de nosotros nos cambió la vida, nos hizo repensar la profesión, nos hizo amar el periodismo por sobre todas las cosas. Gabo sembró en generaciones el amor por el periodismo bien escrito, por la investigación certera, por el relato novelado de lo real. Y es nuestro rol seguir su camino, honrarlo, como lo hacen los maestros que ocuparon su lugar en la FNPI. Como lectores, siempre lo tendremos. Por eso la tristeza debe convertirse en pasión para seguir escribiendo, cada uno su Macondo. Gracias Gabo

    Reply
  53. LUISA ESPINOZA ORTIZ

    ADIOS GABO, Pero en cada letra de tus escritos te recordaré siempre, eres el escritor que conmovió al mundo con su pluma y que hizo un orgullo de Latinoamérica, te quiero Gabo y donde te encuentres que tu proficuo legado continué imperecedero, inmarcesible a través del tiempo.

    Reply
  54. Hugo Segura

    Muy consternado por tan irreparable pérdida, pero así es la vida. Gracias Gabo, gracias Maestro, gracias muchas gracias por haber compartido tu talento.

    Reply
  55. Rosa María Alfaro Moreno

    Nunca te olvidaré no sólo sobre tí sino por todo lo que hiciste en la literatura latinoamericana como también en el desarrollo del periodismo en nuestros países latinoamericanos. Fuiste una motivación que nunca olvidaremos. La comunicación se enriqueció contigo, nos dejaste muchas ideas y nos generaste transformaciones

    Rosa María Alfaro Moreno

    Reply
  56. Mercedes Rodríguez García

    Una crónica anecdótica, acabada de publicar en mi weblog La tecla con Café:

    El Gabo ha muerto en primavera
    Por Mercedes Rodríguez García
    Murió en su casa del sur de la capital mexicana, acompañado, sin soledades, unos diez días después de haber abandonado el hospital donde apenas el aire refrescó sus pulmones de 87 años.
    Pero debe haber muerto feliz de haber vivido, y escrito, y paseado, y conocido el mejor de los oficios. El mismo lo decía: «Aunque se sufra como un perro, no hay mejor oficio que el periodismo».
    Murió el Gabo, el de mis sueños y mis clases. El hombre que vino a mí con la caída de la tarde, sin que le reconociera, por no haberlo visto nunca en una foto, hace ya como tres décadas.
    Era el escritor que más leía por entonces. Por eso, de tanto que me lo sabía de memoria, me atreví a decirle, en 1974: «A Cien años de soledad se le pueden quitar unas 50 cuartillas».
    Era él de uno de los tantos que visitaban Vanguardia, a donde llegaban invariablemente artistas de la televisión y la radio, políticos extranjeros, cantantes. ¡Qué imberbe yo!
    Fue aquella tarde la de la Mala hora mía. Pero nunca más se cruzó en mi camino, ni yo en el de él, aunque lo seguí leyendo, disfrutando, persiguiendo en los partes noticiosos, citándolo, dejándolo de ejercicios extraclases.
    Hasta que un domingo de 2007 me sorprendió en Juventud Rebelde hablando él sobre ese libro de Macondo que cambió el mundo (1). Según su relato, el escritor argentino Jorge Luis Borges le comentó en una oportunidad: «Le sobran cien páginas». En eso de eliminar yo había sido más piadosa.
    Ahora, cuarenta años después, frente a mi PC, no puedo hacer otra cosa que recordar el día que conocí a Gabriel García Márquez. Y esperar su último libro aún sin publicar. Y ¿llorar?
    No hay tristezas de Otoño. El Patriarca se ha ido en primavera.
    (1) Artículo de Luis Raúl Vázquez Muñoz, El libro que cambió al mundo, en el periódico Juventud Rebelde, domingo 6 de mayo de 2007

    Reply
  57. Maria Goretti Cavalcante

    Conheci Gabriel Garcia Marques com Cem anos de Solidão. Foi difícil as primeiras folhas. Comecei três vezes até consegui passar da página 40. E não conseguia parar de ler. Lia comendo, no ônibus, no meio da aula, até que comecei a sentir que estava perto de acabar. E comecei economizar. Lia uma página. Relia. Lia novamente. E quanta saudade de toda a família quando o cheguei ao final. Depois vieram os outros. Lia com parcimônia. E ficava tão feliz por ter o privilégio de fazer parte da família do Gabo. Ele era, para mim, o tio que contava estórias. E que estórias! Jamais imaginei que sua partida me fizesse chegar às lágrimas.
    Perdi meu tio querido que me contava estórias. Fica no meu coração e na minha estante de livros todas as maravilhas que ele legou ao mundo!
    Obrigada Gabo por ter-me ensinado tudo sobre o ser humano, nossa América Latina tão sofrida.
    Beijos com todo carinho! Hasta luego!! Besitos.

    ´s

    Reply
  58. Marta María Ramírez

    Conocí a Gabriel García Márquez en La Habana de 1986. Apenas tenía 10 años. Poco tiempo después, apareció en mi biblioteca Relato de un náufrago. Fue entonces que supe que sería periodista y, sobre todo, que quería parecerme a aquel señor escritor con el que habíamos pasado un día entre historias que no podría olvidar. Aunque solo conseguí lo primero, tu ejemplo me mantiene a flote. Adiós, Gabo. Gracias por tanto.

    Reply
  59. Alexis Mora

    Decirle gracias sería injusto. Porque gracias se dan por ayudar a subir una escalera o entrar a un ascensor. Gracias se dan por un beso inadecuado o por un empujón cuando más se necesitaba. A Gabo tendríamos que hacerle una estatua en todas las ciudades por habernos enseñado a leer. Por enseñarnos el camino para soñar y celebrar con el nuestra particular manera de ser latinoamericanos. El Gabo nos dijo cómo debíamos escribir y a quién. Su enseñanza es tan vasta como la de un maestro que se fajó a regalarle libros y revistas a sus alumnos para que todos crecieran. Como nuestro Simón Díaz, el Gabo fue un verdadero gigante del que todavía no tenemos ni la menor idea de lo mucho que podemos aprender. Solamente él sabe cuánto lo vamos a extrañar.

    Reply
  60. Ivalu (Mvdeo. Uruguay)

    Gracias por llenar de colores y aromas los inviernos grises de este Rio de la Plata… Gracias por tanto… gracias por todo Gabo.
    Hasta siempre…

    Reply
  61. Idalia Salazar Peña

    Querido y admirado Gabo: No sabes el profundo dolor que me causa y nos causa tu partida, si desde hace 40 años no te apartas de mi, de nosotros; me has y nos has acompañado en las “verdes y en las maduras” a mi, a muchísimos.
    Me consuela saber que tu obra queda como un legado universal porque eres el Gabo de todos.

    Mis condolencias a todos los que hacen posible el FNPI, sigan adelante honrando la memoria del maestro.

    Reply
  62. José Martínez Guerero

    Ni todas las palabras, ni todos los personajes, ni todos los lugares… serán suficientes para no sentir la tristeza de tu partida. Un día me dije “ojalá y haya la oportunidad de decirle en persona: “Gabo”, gracias, quiero que sepas que viví en carne real una historia muy semejante a la de Florentino y Fermina”. Ya no se va a poder y esto duele. Por cierto, aun estoy a la expectativa de si Ferrmina -ya casada con otro y de tres hijos- realmente será mía, y yo de ella; no lo creo, ya no siento quererla, aunque el amor se mueve por caminos insospechados. Gracias “Gabo”, gracias por todo. Ya te extraño.

    Reply
  63. Andres

    “Le dijo que el amor era un sentimiento contra natura, que condenaba a dos desconocidos a una dependencia mezquina e insalubre, tanto más efímera cuanto más intensa.” Sacado de mi libro favorito. Gracias!

    Reply
  64. Nathaly

    Gabriel, hoy te vas, pero te quedas para siempre. Gracias por brindarle al mundo tu excepcional don para escribir, por regalarnos tus historias, por compartirnos tus ideas. Gracias por amar la literatura, gracias por enseñarnos a soñar.

    Reply
  65. SANDRA

    Dicen que te fuiste. ¿ Te fuiste? Dónde. Con quién. No, estas aquí y sigues invitándome a compartir tus mundos y así seguiremos yo visitando tus paginas y tu esperando mi visita.
    Cuando cumpli los 15 años mi mamá no me regaló ni tacones ni anillos, por el contrario me regaló Cien años de soledad. Cuando me recibí de comunicadora social mi mamá me sorprendió con Notas de prensa y a los 30 años me armo la obra completa de Gabo. Siempre presente quién dijo que te fuiste MAESTRO QUERIDO.

    Reply
  66. Pedro Coll

    Jamás olvidaré aquel momento en que, sin saber aún quien era García Márquez, leí el primer párrafo de “Cien años de soledad”. De eso hará casi 50 años, pero guardo en mi cerebro al milímetro el instante, el lugar donde me hallaba, la fecha del calendario, 29 de junio, y lo que en aquel momento estaba haciendo y que había sido interrumpido por la lectura del párrafo: comenzar a repasar un Derecho Procesal Penal que me había quedado para septiembre. Recuerdo perfectamente que al acabar de leer párrafo levanté la mirada y exclamé para mí mismo: “joodér!”, alargando la “o” y acentuando la “e”, de pura emoción y a conciencia. En aquel párrafo, tan intenso como premonitorio de muchas cosas, intuí lo que iba a ser una constante en ese autor recién aparecido: la precisión en el uso de la palabra, de la frase, el ingenioso encadenamiento de las frases, y así hasta llegar esas historias únicas e inolvidables. Precisión de relojero en la forma para acabar estallando en magia de contador de historias único. Después de aquel párrafo vino todo lo demás, 50 años de literatura sorprendente.

    Acabo de ver en la portada de El País Digital el retrato en blanco y negro de Gabo. Qué subliminal homenaje, el blanco y negro, usado por prácticamente todos los rotativos internacionales para dar la noticia! Y viendo sólo esa imagen, centrada y dominante, he sabido sin necesidad de leer que Gabo se nos había ido. Pero sólo se nos ha ido un poco, no demasiado, ni demasiado lejos, seguirá estando entre nosotros y entre las generaciones que nos vayan sucediendo mientras haya vida inteligente.

    Gabriel García Márquez, con profundos respeto y admiración, gracias y un abrazo sentido.

    Reply
  67. Angelo Sastre

    GRACIAS, MAESTRO GABO. En septiembre de 2002, tuve la oportunidad de hacer parte de un Seminario Taller Sobre Cubrimiento de Temas de Política y Gestión de los Sectores Sociales en la FNPI (Fundación Nuevo Periodismo Iberamericano), en Cartagena de Indias, Colombia. Habría sido una más de las oportunidades de desarrollo profesional, pero fue una semana mágica. En cinco días en una casa en la Ciudad Amurallada (centro histórico de Cartagena de Indias), yo y 15 periodistas de América Latina, hemos tenido la oportunidad de vivir con un poco del universo de Gabriel García Márquez. Para estos accidentes del destino, el “maestro Gabo” no puede asistir, estaba revisando la primera edición de su autobiografía “Vivir para Contarla”. Sin embargo, me encontré con Jaime García Márquez, el hermano de Gabriel García Márquez, que entre un café y otro o por su papel de “guía” en las encantadoras noches de Cartagena de Indias , que incluyó a los bares en casas antiguas entre una cerveza y otra nos dava de regalo sus historias fantásticas de nuestro ilustre “maestro Gabo “, revelando historias de su infancia , sus miedos , sus dificultades profesionales , sus sueños, la inseguridad de los primeros libros, la historia de su querido hermano y no de un Premio Nobel de Literatura lejano o inaccesible. Hoy en día, con la noticia de la despedida física de Gabriel García Márquez, los recuerdos de aquellos días vinieron a mi mente y reavivaron la memoria de aprendizaje que supera el conocimiento técnico que me hizo entender el papel social del periodista y descubrir la suavidad y la poesía escondida en pequeños actos de la narración de cuentos . Por su trabajo , por sus sueños , por sus libros mágicos , por su compromiso para crear FNPI y su ideal y orgulloso de ser hispano. La única cosa que me vino a la mente fue: “Gracias , mi eterno maestro Gabo “.

    Reply
  68. Marco Antonio GAMBOA MENDOZA

    Adiós, Maestro, toda una eternidad en la memoria de los pájaros y de los hombres.

    Reply
  69. Amanda Ibarra

    Muy joven empece a soñar con Macondo gracias a tus libros, me hiciste creer que un día las mariposas amarillas me rodearían y aún hasta hoy a mi amiga Remedios le digo “la bella”. ..gracias mi Gabo adorado por todo lo bueno que me diste..mi abuela decía que quienes morían en Jueves o Viernes Santo tenían las puertas del cielo abiertas, que ganas de creer que eso sea verdad!

    Reply
  70. Percy Cardona

    Adiós a un grande de la literatura latinoamericana, sus obras perdurarán por siempre… por generaciones, QEPD Gabo. Condolencias desde Aiquile-Bolivia.

    Reply
  71. Matías Ismael Rosciszewski Cortés

    EL MAS GRANDE PERIODISTA Y ESCRITOR DEL SIGLO XX. MAESTRO DE MAESTROS DEL PERIODISMO. GRACIAS POR ENSEÑARNOS A AMAR AL PERIODISMO.
    ESTUDIE PERIODISMO Y SOY PERIODISTA GRACIAS A TUS ENSEÑANZAS. ERES TAN GRANDE!!!
    MIS CONDOLENCIAS A LA FAMILIA. ES UNA PÉRDIDA MUY GRANDE. MIS LAGRIMAS NO CESAN!
    HASTA PRONTO MI QUERIDO MAESTRO

    Reply
  72. Rene Amador

    Se nos murió el compañero de noches , si, el que escribía con los aromas de rosas amarillas, con sabor a café , el que nos trasporto por senderos del realismo mágico, como en un tren que surcaba tantos paisajes y desgarradores senderos, un canto de libertad Caribe que ahora vive !!! hasta siempre Gabo.

    Reply
  73. Francisca

    Se murió físicamente uno de los más grandes escritores del mundo, pero seguirás vivo en nuestras memorias Gabo. Tus libros perpetuarán un legado riquísimo de esa cultura tan espectacular de latinoamérica impresa en cada novela, cada personaje, cada ambientación de tu obra que nos impacto significativamente.
    Una profunda tristeza, que ya no estés con nosotros, porque tus historias son parte importante de nuestra vida, es como si un pedazo fuese arrancado.
    Se nos fue un genio de la escritura. Un gran hombre.
    Descansa Gabito. Viejito lindo.

    Reply
  74. Alejandro Vilcas

    Me enseñaste el complemento perfecto entre lo irreal de una literatura y lo real del periodismo, aprendí a escribir en “fantasía” aquellos escritos de amor y regresar a este mundo a practicar algo llamado investigación y hacer de mi estilo de vida eso que tu bautizaste “COMO EL MEJOR OFICIO DEL MUNDO”.
    Por siempre en nuestros corazones y nuestras letras.

    Reply
  75. Kara Andrade

    Así es, nuestro querido Gabo, que la vida es la cosa mejor que se ha inventado y mucho mas cuando tu estabas acompañandonos.

    Reply
  76. Elbert Duran Hidalgo

    Don Gabriel, aprendi la magica luz de la literatura y de la vida de su mano maestra e inspiradora. Su legado a nuestra lengua y a la cultura universal sera imperecedero. Estoy seguro de que tambien en Costa Rica muchas y muchos seguiremos encontrando en cada lectura de sus palabras el eco de su imaginacion y su memoria.

    Reply
  77. Mery V. Izaguirre A.

    Sin duda alguna, Gabriel García Márquez”, fue un regalo de Dios para la humanidad. Desde que lo conocí, a través de “Cien años de Soledad” mi vida cambió. Han pasado muchos años, desde entonces, y persiste-aún- en mi corazón, el deseo de sumergirme en ese mundo mágico de Macondo.
    Gracias, Gabo, por cumplir con tu llamado y tu propósito!!! El cielo se abrió para recibirte, un jueves santo. Los querubines y serafines te están celebrando, allá, arriba, en tu eterna morada.
    Mery

    Reply
  78. Gustavo Bermúdez

    Estando en Mompox, hace unos años, en las riveras del Río Magdalena, había una casa colonial, más derruida que otra cosa. Casa de muros gruesos y teja, con un patio de corredor sostenido por vigas de madera. Los propietarios, dos ancianos, de familia pudiente en decadencia, con la esperanza de mejorar fortuna por la venta de unos muebles finos checos, que tenían bien embalados en una habitación y una cuerda de gallos amarrados uno por pilar en el patio, que el viejo preparaba y entrenaba con esmero para la pelea de gallos.
    Ese escenario, visto de la casa al río, no pude sino venir a mi mente El Coronel no tiene quien le escriba.
    Pude entender que García Márquez era un relator, pero un magnifico relator del realismo mágico.

    Reply
  79. maricel de bernal

    Desde venezuela un saludo de pesar a todos los que amamos a este gran escritor,sus obras marcaron nuestras vidas por lo que conocemos como realismo magico,novelas como el general en su laberinto me maravillan por la manera tan amorosa de describirnos el lado humano de Bolivar

    Reply
  80. Tania Macarena

    El primer libro que leí de Gabo fue “el amor en tiempos del cólera”, la palabra amor en el título me atrapo porque yo estaba ,según locamente enamorada.
    Lo que sucedió después es obvio. No pude dejar de leerlo y releerlo, quede atrapada en Macondo y para mi todo olía a guayaba. Gabo se te va extrañar, sin ti esto será 100 años de soledad

    Reply
  81. Mónica Carinchi

    Nunca olvidaré aquella tarde en que, en un rincón de la cocina de mi casa materna, abrí Cien Años de Soledad. En ese momento, empecé a ser tu amiga. Chau, Gabo.

    Reply
  82. Alejandra Santorum

    Te conocí en 2do año de la secudaria. Habías ganado el premio nobel de literatura y la profesora, la Sra de Manghera nos habló de vos y de tu obra.
    Ahí tuve en mis manos Cien años de soiedad. Y no te pude, ni quise soltar; nunca más.
    Te leí en colectivos y trenes, eras el regalo preferido cuando me preguntaban que quería para mi cumple “Un libro de Gabo”, decía yo y había que ver la biblioteca de la casa de mis padres para ver cuál era el q me faltaba.
    Terminé de leer El amor en los tiempos… haciendo trampa, porque no quería que se acabe esa gran historia de amor y re leía las páginas frenéticamente… para atrás… y así no llegar a la última.
    Me pasé de mil estaciones en el subte por seguir el secuestro y esa crónica tan bien narrada.
    Ya más grandecita me reí con las Memorias de tus putas y ¡qué buen titu!, yo que ya siendo estudiante/laburante de periodismo, nunca me creí buena titulera.
    Me deleité con tus Doce cuentos que para mí son 13 porque dejar afuera el prólogo es un pecado.
    Y siempre, siempre cada vez q me corto un dedo pienso qué pasaría con el rastro de mi sangre en la nieve…
    Y cuando viajo a casa en avión espío a la cabina de primera para ver si estás sentado al lado de la bella durmiente…
    Nunca te entrevisté, pero no me olvido de tu lección del grabador que oye pero no escucha… tan cierta.
    Tuve el triste honor de anunciar para CNN en Español radio tu fallecimiento… Estaba atónita.
    Reaccioné cuando llegué a casa y vi tus libros en la biblioteca y en la mesa de luz.
    Se me aflojaron las rodillas.
    Me metí en twitter, escuché entrevistas…
    Finalmente las lágrimas me caen a raudales…
    Leo los comentarios de la gente en tu Fundación.
    Gracias dicen todos.
    Y mi voz se suma a la de tantos.
    Gracias por hacerme conocer el Caribe.
    Gracias por tanta magia.
    Gracias por esta profesión que amo y con la que a veces me enojo.
    Gracias.
    Muchas gracias

    Alejandra

    Reply
  83. Ana Karolina Mendoza Percefield

    “A mí me dijeron que iba a conocé a ‘Gabito’, que ese es hombre importante pa’ la humanidá (…), pero al Premio Nobel ¡hombe! le tocó viajá”.

    Gracias por haberme recibido en tu casa y en el parque donde dormiste, cuando tu salario de periodista aprendiz, te alcanzaba sólo para unas cuantas cervezas. Gracias por ‘El amor en los tiempos del cólera’, por los ‘Cien años de Soledad’. Me alentaste con tu ‘Vivir para contarla’, frase que se ha hecho verdad en mi andar como reportera de calle. Gracias por enseñarme que “más vale cuidar bien la poesía y el sentido de aventura”. Gracias por las risas y las reflexiones que provocan tus crónicas, reportajes literaturalizados, novelas y relatos. Gracias por ser parte del motivo de encuentro -en agosto de 2013, en Cartagena- de 17 jóvenes latinoamericanos que también creen y ejercen “el mejor oficio del mundo” y a quienes, con tu profundidad, les seguirás sacando sonrisas.

    ¡Hasta la Eternidad, querido ‘Gabo’!

    PD: Queda pendiente mi visita a Aracataca. Extraño Colombia y su olor a guayaba.

    Reply
  84. Maia Seeger

    En este mundo en que no nos quedamos sin referentes, me sorprenden mis propias lágrimas al saber de la muerte de Gabo. ¡No podría imaginar una identidad latinoamericana contemporáneamente sin haber conocido Macondo, la Cándida Eréndira o el Amor en los Tiempos del Cólera. El realismo mágico nos permitió dimensionar la riqueza y el colorido de nuestra cultura, y de sentirnos orgullosos de pertenecer a ella.

    Tuve el privilegio de haber podido visitar, hace algunos años atrás, la sede de la FNPI y de conocer de su incansable labor. Hoy me queda el consuelo de saber que bajo la dirección de Jaime Abello, el legado de García Márquez seguirá cada vez más vivo.

    Reply
  85. Constantino León Carrillo

    Estimado Gabriel, eres un gigante de la literatura que aquí o allá lo seguirás siendo y me quedo con tus Cien Años de Soledad. Cuando supe de tu muerte estaba escuchando la Era está pariendo un corazón, por algo fue.

    Reply
  86. Juan Sheput

    Ha partido de este mundo un gigante de la Literatura Universal, pero siempre estará presente entre nosotros gracias a sus libros y escritos. El realismo mágico está de duelo.

    Reply
  87. Vinicius Diniz

    Comparto con usted, Maestro, el mismo sentimiento americanista (de nuestra latino america) que movió tu vida.
    Lo nudo de nuestra soledad, ahora, empeora, sin tu brillante pensamiento acerca de nosotros.
    Quedate en paz, Maestro.
    Saludos desde Brasil …..

    Reply
  88. Constantino León Carrillo

    Estimado Gabo, aquí o allá eres un gigante de la literatura que me deja Cien Años de soledad. Cuando estaba escuchando la Era está pariendo un corazón supe de tu muerte, por algo empataron los hechos.

    Reply
  89. Leonora

    Me dejaron leer “El amor en los tiempos del cólera” en la prepa. Yo nunca había imaginado que un libro pudiera hacerte sentir así o que pudiera tocar tantos niveles del alma. Terminé de leerlo y empecé a preguntar por más libros que se le parecieran. Acabé estudiando Literatura Latinoamericana y dedicando mi vida a las letras. Gracias Gabo por tu obra, que me mostró cuál era mi camino y dónde estaba la satisfacción de mi vida.

    Reply
  90. Diana Franco

    Que conmoción. Vaya pérdida profunda, vaya vacío inmensurable para el mundo en general, no sólo el de habla hispana. Que desgracia es a veces la implacable condición de impermanencia… A pesar de nunca haber conocido al GRAN MAESTRO, GABRIEL GARCIA MARQUEZ, viví con sus palabras, unas de las mejores horas de mi vida, cuando leí por vez primera “El Amor en los Tiempos del Cólera”. Se nos ha ido, quizás demasiado pronto; demasiado pronto aunque tuviera incluso todos los años. Se fue dejando un mundo mucho mejor, mucho más rico, más hermoso, mucho más iluminado y mucho más profundo. Al menos así dejó mi mundo. Al menos, nos queda el consuelo de su espíritu hecho libros. Hasta pronto, hasta siempre, MAESTRO.

    Reply
  91. Alma Minerva Leal Benavides

    ´100 aós de Soledad, El amor en los Tiempos del Co’lera, El Coronel no tiene quien le escriba, Tramontana todos completitos vienen a mi mente. Creo que a nuestra generacio’n nos toco’ simplemente ser los primeros estudiantes de toda Latinoame’rica en poder comprar un libro y tener la suerte de que naciera y escribiera para millones de lectores en todo el mundo el laureado Premio No’bel de Literatura, Gabriel Garci’a Ma’rquez. En mi Primaria en el rancho se nos regalaba un Libro de Texto para aprender a Leer pues no habi’a dinero para comprar nada. En 1968 muchos trabaja’bamos de di’a y estudi’abamos en Prepa Nocturna aca’ en Monterrey, N.L. y apenas nos alcanzaba para pagar el camio’n y el abrigo para el invierno. Todo Latinoame’rica crece y se enriquece con la Cultura, la Educacio’n, buenos libros y buenos trabajos, dignos y honrados.

    Reply
  92. Christian Le-Cerf León

    Tanto la literatura como el periodismo latinoamericanos están de luto. Hoy nos dejó una de las plumas más destacadas de nuestra lengua, que con su magnífico pulso gestó el realismo mágico, esencia en carne viva de nuestra tierra. Uno de los grandes nos deja, pero su legado siempre estarán en quienes apreciemos su obra. Grande Gabo, hasta siempre maestro!

    Reply
  93. Cáceres Á

    Una pluma más que danza en los cielos. Descansa en paz maestro, soy uno más de los que aprendio de tus libros

    Reply
  94. Orlando

    Ursula , Eréndira, la mamá grande y Fermina entre tantas otras me siguen acompañando.
    Gabo dejaste compañía eterna…o te las llevaste contigo ??

    Reply
  95. Paula Lucía Figueroa M

    Gracias al grande Gabriel García Márquez, que nos hizo ver los “macondos” que hay en toda nuestra latinoamerica. Las letras en la prensa y en el arte en general han perdido una valiosa pluma, con su obra todos le tendremos presente.

    Reply
  96. Claudia Patricia Garay Forero

    Comencé a explorar tus ideas en el Colegio. Luego, en la Universidad, leí un artículo tuyo: El mejor oficio del mundo, cuyas palabras quedaron adheridas a mi alma: “Nadie que no lo haya vivido puede concebir siquiera lo que es el pálpito sobrenatural de la noticia, el orgasmo de la primicia, la demolición moral del fracaso. Nadie que no haya nacido para eso y esté dispuesto a vivir sólo para eso podría persistir en un oficio tan incomprensible y voraz, cuya obra se acaba después de cada noticia, como si fuera para siempre, pero que no concede un instante de paz mientras no vuelve a empezar con más ardor que nunca en el minuto siguiente”.
    Durante mi ejercicio profesional me he sumergido en la literatura de manera sigilosa, porque para escribir te leo ( y también a otros autores) Al ser tú uno de mis referentes, me exijo para pulir cada frase, cada párrafo y ser lo más honesta posible.
    Gracias por escribir. Gracias por amar el periodismo. Gracias por tu voz. Gracias por tus atmósferas. Gracias por tu hermoso ahogado. Él, junto a los Cronopios de Cortázar y la Kashtanka de Chéjov, son la base alimenticia de mi más grande anhelo: plasmar en palabras los múltiples universos e ideas que a veces revolotean en mi cabeza .
    Hasta siempre Maestro…

    “Los primeros niños que vieron el promontorio oscuro y sigiloso que se acercaba por el mar, se hicieron la ilusión de que era un barco enemigo. Después vieron que no llevaba banderas ni arboladura, y pensaron que fuera una ballena. Pero cuando quedó varado en la playa le quitaron los matorrales de sargazos, los filamentos de medusas y los restos de cardúmenes y naufragios que llevaba encima, y sólo entonces descubrieron que era un ahogado.
    … Mientras se disputaban el privilegio de llevarlo en hombros por la pendiente escarpada de los acantilados, hombres y mujeres tuvieron conciencia por primera vez de la desolación de sus calles, la aridez de sus patios, la estrechez de sus sueños, frente al esplendor y la hermosura de su ahogado.”

    Reply
  97. Pingback: Clases de Periodismo | La FNPI publica especial en memoria de Gabo

  98. Karina Sterling

    Muere Gabriel Garcia Marquez pero nos deja sus historias, su imaginación su humor, su periodismo, su genialidad. Nos deja el mejor nombre,la mejor imagen ante el mundo.
    Paz y flores amarillas en su tumba.

    Reply
  99. Eduardo Pizano

    Gracias por enseñarnos que existe el lenguaje para que los seres humanos se puedan comunicar. Desde el más allá impulse el proceso de paz en Colombia y la reconciliación que se requerirá para poder encontrar la verdadera paz.

    Reply
  100. Joaquín Peña Arana

    No pensé que fuera a llegarme tanto. Aquí, en el alma de mis sentidos, de mi cariño por esto de las letras y quienes les dan vida irrepetible.

    Será porque siento que poco a poco se va aquello que formó parte de mi vida de una manera tan profunda. Casi todo lo que sé o aprendí de cultura cuando era joven fue porque lo busqué, tropecé con ello, lo descubrí. Juventud de soledad como destierro entre multitudes. Tarde, muy tarde llegó el tiempo en que pudiera compartirlo con alguien más. A García Márquez lo hallé, lo exploré, compré los libros como pude, luego revistas, periódicos, lo que fuera. Consumí y consumí y bebí y disfruté y me emocioné con Gabo y con el resto del pedazo de universo cultural que recorrí como alpinista incipiente en el Himalaya.

    Después, hubo un periodo de odio. No, odio no, quizás enojo. Me llegué a convencer que era un fraude: repetidor de una fórmula perfecta para deslumbrar. Me alejé.

    El periodo de furia pasó hace algunos años. Y qué bueno. Me hubiera dolido tanto no poder sentir que me duela tanto el día de hoy.

    Reply
  101. Hugo Alejandro

    Gracias Gabo por esa excelente obra: Cien años de Soledad. Mi más sentido pesame a toda esa hermosa Latinoamerica.

    Reply
  102. Sonia Serna

    Parte un grande de la literatura latinoamericana dejandonos un gran legado. Gracias por enseñarnos a comprender nuestro realismo mágico. Mariposas amarillas guien tu camino a la Eternidad.

    Reply
  103. Filomena Salemme

    Dos momentos marcaron mi vida profesional en 2003 y 2005 cuando recibí de las manos de Gabriel Garcia Maquez los premios Nuevo Periodismo. Además del privilegio de conocer y poder convivir por algunos días con El Maestro Gabo
    Gracias Maestro por las enseñanzas y el interés a favor de los periodistas en América latina

    Reply
  104. Alfredo Rojas Otálora

    Cuando tenía 15 o 16 años años lei Cien Años de Soledad, me gustaba la literatura, peroi después me pusieron de tarea a leerla en el Colegio, y la magía del libro me ha acompañado desde esa época. Hice un trabajo de Colegio que fue muy bien calificado, pues el encanto que la obra me causó me permitió hacerlo bien. Y después nunca paré de admirar y leer al maestro, y he leido tanto su vida como su obra. Mi placer después de la Psicología es la Literatura, pero en especial al vida y obra del maestro Gabriel al que solo una vez vi de tú a tú, comprando y mirando libros en la Librería Nacional del Prado en Barranquilla, como lo hacía yo en ese momento, le hable, muy asustado ante tremenda figura, y me habló como un buen amigo y me dió su autografo, que conservo con inmenso cariño. Y después he seguido leyendolo muchas veces, y estudiando su vida, y hasta hace poco me atreví a presentar una ponencia sobre la infancia en su vida y obra en un Congreso de la U. del Norte. Pero es apenas un sencillo estudio que quiero profundizar y mejorar. Por eso escribo esta nota, parra compartir la pena que siento y darle y darme el pesame a todos los que lo queremos, a su familia a sus fanáticos, admiradores.

    He admirado y siempre admiraré su obra que es pura poesía, la manera que escribía cuidando cada palabra, así como el viejo coronel Aureliano Buendía cuidaba los detalles al fabricar sus pescaditos de oro. Es una manera de admirar el buen idioma y la excelente imaginación con su historias de tanta belleza.

    Es muy triste esto, pero a la vez nos queda la bendición de su magnifica obra y su magnifico ser.

    Ha muerto su cuerpo, pero es inmortal por su obra y su genio.

    Paz en su tumba.

    Reply
  105. Isaac Artenstein

    Cuando el Gabo se durmió durante mi película en Sundance.
    Por Isaac Artenstein.

    Se acababa de estrenar “Rompe el alba” en el festival de Sundance en 1990 y me acompañaba Oscar Chávez, que junto con María Rojo estelarizaba esta, mi opera prima. Nos enteramos entonces que Robert Redford había logrado conseguirle visa a Gabriel García Márquez — vetado por el Reaganismo — para que pudiera ingresar a los Estados Unidos, y visitar el festival de Park City.

    Oscar Chávez comentó casualmente que conocía bien al Gabo, y no se hizo esperar la invitación para que junto con Redford cenáramos en el restaurant del conjunto vacacional de Sundance. Acompañaba a García Márquez su esposa Mercedes y también Rubén Blades, que participaba en aauella entonces en el “Milagro Beanfield War” drigida por el mísmo Redford.

    Coincidió esta invitación con una proyección especial de “Rompe el alba,” pero para mi mortificación, justamente cuando cenábamos en el restaurant de Sundance. Al terminar la cena, la asistente de Redford nos indicó que tenían lista “Tangos: el exilio de Gardel” de Fernando Solanas también en proyección especial para los huéspedes del conjunto. García Márquez respondió que el y su esposa ya habían visto la película durante su estreno en París.

    La asistente comentó que mi película se acababa de pasar y aún estaba en la cabina de proyección. El Gabo propuso que la viéramos, pero me advirtió que el comúnmente se dormía durante las proyecciones de cine. Agregó, sin embargo, que no me inquietara, pues Mercedes sabía cuando despertarlo para no se perdiera las escenas claves. Lo tomé como un chiste y le sonreí. Al terminar “Rompe el alba” el Gabo me abrazó efusivamente y me dijo que le había gustado mucho mi película, pues solo se había dormido dos veces.

    Descansa en paz, Gabo: genio de la literatura y del buen humor. Generoso a toda prueba y poseedor de la mayor sencillez y calor humano.

    Isaac Artenstein
    http://www.cinewest.net

    Reply
  106. Gustavo Durán

    Tenía 9 años y un mediodía que llegué a Caracolicito con mi abuela bajo un Sol templado y nos arropamos bajo la sombra de un maíztostao, al divisar el pueblo desde allí, entendí que en el Caribe está el Universo entero,entendí a #Gabito ¡Gracias!

    Reply
  107. Javier Dragustinovis

    La mañana del primero de junio de 1885, una doliente multitud se dispuso, pese a la lluvia, a lo largo del recorrido del sequito mortuorio de Víctor Hugo. Paris se había volcado –se habla de dos millones de personas- para despedir al estimado escritor, que recibía de Francia un homenaje antes solo reservado al clero, la nobleza o el ejercito. Pocos autores han creado este vínculo con sus contemporáneos. Como Hugo, como Goethe, la muerte de Gabriel García Márquez es una perdida que se asume cercana, intima, por millones de lectores, y por quienes han llegado al colombiano universal a través de las películas o canciones que han abrevado en sus libros, de su bien amado periodismo o su presencia en la historia social resiente de América Latina. Pocos escritores congregan tal estima y confunden su obra con el curso mismo de la historia de sus coetáneos. Así como los parisinos sentían –y aún sienten- tan reales y cercanos a Jean Valjean o Cosette, así los latinoamericanos ubicamos como parte de nuestra geografía física a Macondo y la descendencia de José Arcadio Buendía y Úrsula Iguarán; a Melquiades, Mauricio Babilonia y todos los personajes que se han ido instalando en la memoria de nuestro continente. Mi primer contacto con Gabo -como quizá para muchos otros- fue en aquellos libros de texto gratuito de instrucción primaria donde se leía un extracto de “Cien años de soledad”. Desconcertados, como aquellos niños que miraban aquel cofre que en su interior tenía “un bloque transparente, con infinitas agujas internas en las cuales se despedazaba en estrellas de colores la claridad del crepúsculo”, hurgamos a través de esa primera ventana el universo de aquel mexicano por adopción que nunca olvidó sus primeros días en la pequeña Aracataca, su maquina de escribir y su pasión por el periodismo. José Arcadio Buendía les explicaba –nos explicaba- a aquellos niños: “-Es el diamante mas grande del mundo. –No –corrigió el gitano-. Es el hielo”. Y entonces, una nueva realidad, paralela y confundida con la nuestra, empezó a crecer a nuestro alrededor.

    Reply
  108. Magdalena Rivas Fuentes

    Porque el mundo era diferente desde que estabas tú en él, el mundo ya no será lo mismo sin ti.

    ¡Gracias siempre Gabo!

    Reply
  109. Alejandro

    Hasta siempre maestro. Si bien no tuve la suerte de conocerte personalmente, puedo decirte que te conozco por tus obras. Allí estarás por siempre, en las páginas de tus cuentos y novelas, y de tanto en tanto, seguiré conversando contigo, porque nuestra amistad vive y respira en mi condición de lector y admirador apasionado. Hasta siempre y muchas gracias.

    Reply
  110. Andrés Parra

    A García Márquez no se le puede olvidar. Es inmortal, irrepetible, un ser mágico que vivió en nuestro tiempo. Su obra y sus ideas son y serán el mayor orgullo de Colombia.

    Reply
  111. Eduardo Calabrese

    Qué agregar a todo lo que se ha dicho de tu partida. Son pocas las personas que en el mundo logran despertar el afecto que te has ganado en tan buena ley. Y tu has sido el más privilegiado en ese sentido. Lo repetiste más de una vez: lo que hago, lo que escribo, sólo busca el propósito de que me quieran… Y lo lograste holgadamente, en todas partes.
    Se te va a extrañar, pero como eres un “clásico”, seguirás por siempre en el corazón de todos lo que pudimos aprender con tus páginas a conocer un poco más de este hermoso continente en el que vivimos. ¡Gracias por tanto, querido Gabo!

    Reply
  112. MAURO CAPARACHÍN M.

    Gabo, hermano, maestro: a donde vayas seguirás siendo una estrella; sí, ahora en el cielo seguirás brillando con luz propia, eternamente; nosotros te seguiremos viendo, leyendo y escuchando, como si estuvieras vivito y guiando nuestros pasos en este “Macondo” que es de nunca acabar… ¡GABO PRESENTE!

    Reply
  113. Oralia Soto Roman

    Maestro. Eres Profeta de las letras. Cuando escribiste. ” Simplifiquemos la gramática antes de que la gramática termine por simplificarnos a todos ” Y esta realidad la manejamos con twitter y tiene que ser así, porque los espacios de atención son cada vez mas cortos y cada día se acortan mas. Gracias siempre te adelantaste a las épocas. Te seguiré leyendo ojalá alguien publicara el ” Amor en los Tiempos del Colera ” en espacios de 140 caracteres diarios. Abrazo virtual.

    Reply
  114. Sofía

    Aquí estamos despidiendo al maestro, para luego reencontrarnos con él en sus obras. Pues bien, por la magia latinoamericana que Don Gabo nos puso en la mesa. ¡Hasta sus letras, maestro!

    Reply
  115. Eliana Rentería

    Mis condolencias a la familia de Gabo. Porque sé que se siente cuando uno pierde a un ser querido. Mamá, él allá en en el cielo junto a ti.

    Reply
  116. Juan Pablo Moreno G

    Gracias a Dios por permitir que el mundo tuviera durante 87 años una gran persona llamada afectuosamente GABO, gracias a Colombia y pese a todas las situaciones que se viven allí y que seguramente no son nada antagónicas con las de mi México nos dio la oportunidad de tener a esta persona querida literariamente y para otros afectuosa y literariamente valga el pleonasmo, gracias y hasta pronto GABO, nos reencontraremos en el mas allá seguramente y allí si podremos decir Vivir para contarla, morir para escribirla.

    Reply
  117. Alicia LLarena

    GRACIAS, querido Gabo, por tu imaginación, por tu compasión, por tu infinita ternura. GRACIAS por cada una de las palabras que escribiste para regocijo de todos los lectores. GRACIAS por habernos mostrado el alma de América Latina y el espíritu del Caribe. GRACIAS por todo.

    Reply
  118. Cessiah Zavariz

    Imagina un camino lindo, lleno de detalles, pero en escala de grises, todo en escala de grises, grises mariposas que sobrevuelan tu cabeza, árboles grises que te acarician con sus ramas y un cómodo e incansable camino gris, de pronto, encuentras unas hojas, grises también, con un escrito dentro cuyo título cita “El ahogado más hermoso del mundo”.

    La curiosidad no te mata, te envuelve y comienzas a entregarte a esas letras tipeadas con un estilo que se puede oler, escuchar y sentir, cuando de pronto un destello alcanza a tus ojos y te obliga a levantar la vista: todo a tu alrededor tiene color, hermosos colores.

    Sonríes y ves el escrito con un cariño especial, continúas leyendo y entiendes, que es ése escrito el que explotó en tu mundo, lo deslumbro y lo coloreó ¿Quién es el autor de este pincelazo en tu vida? Gabriel José García Márquez… Gracias, muchas gracias.

    Al menos, así lo sentí yo, mi vida nunca ha sido triste, siempre he visto todo lo más bello que se pueda y solo cuando me tropecé con Gabo, supe que era él lo que le completaba mi vida.

    Ha habido pocos genios en el mundo, aunque a veces nos abrume leer noticias en cualquier minuto de un nuevo conocedor/experto en equis materia y sus recientes descubrimientos/avances en ella; pero la verdad es, que Gabo fue pleno, sufrió cuando debía de hacerlo, porque comprendió que alimentaba su alma, amó cuando debía de hacerlo porque alimentaba su cuerpo y se inmortalizó incontables veces al compartir lo que se enredaba en su enmarañado cabello y expulsaba su dinámica cabeza.

    Fue un genio y siempre habrá testimonio de ello.

    Gracias a él, el insomnio se tornó en una enfermedad de novela, las mariposas amarillas volaron con más orgullo, los ojos de perro azul cantaron, los náufragos y los secuestrados hablaron y todos los oficios se volvieron bohemios.

    Personalmente me ha inspirado, no su muerte, su vida. Desde que me topé con el cuento mencionado quise más y lo consumí hasta donde se me permitió, reciclando todo lo que había consumido una y otra vez.

    Gracias a Gabo, perseguí un estilo, el de mi ojos, todo lo que vislumbraran y el modo en el que lo hacía, estaría bien si era lo más mío posible. Comencé a escribir desde pequeña pero no entendía la razón, solo escribía porque se escapaba de mis dedos y cuando lo conocí, supe que escribía para comunicarme con él, teníamos un diálogo muy rico.

    Sé que no he sido la única, pero tengo mi propio amor a él y una relación simpática y risueña, de esas que te hacen sonreír sin motivo al caminar, solo porque ves algo hermoso y lo guardas en tu corazón con ese gesto.

    No dejaré de escribir con su muerte, ahora debo de escribir más fuerte para que me escuche hasta allá, que sepa que quiero vivir plena como él, que quiero ser sus ojos en el mundo en el que ya no vive, que quiero que descanse porque ahora es mi turno de trabajar.

    En estos momentos, no tengo mucho que decirte, Gabo, solo gracias y descansa en paz, seguiremos comunicados.

    A T E N T A M E N T E
    Cessiah

    Reply
  119. Jacques POMEL

    Merci à toi, Gabriel, pour toutes ces heures de bonheur passées à te lire. Je me souviendrai toujours du début de “Cent ans de solitude”: ” Bien des années plus tard, face au peloton d’exécution, le colonel Aureliano Buendia devait se rappeler ce lointain après-midi au cours duquel son père l’emmena faire connaissance avec la glace”. Muchas gracias.

    Reply
  120. Claudio Pereira

    Gracias, Gabo. Con tus libros, my juventud y my vida fueram preenchidas por mágica, realidad, risos, lagrimas, emoción. Gracias, Gabo. Tu, como tu obra, és eterno: en lo corazón, en la mente, en la alma del pueblo y del univierso. Un grande beso de despedida desde Rio de Janeiro, Brasil.

    Reply
  121. Arely Franco

    Condolencias para la familia y para todo el pueblo colombiano, así como para la literatura de Latinoamérica. Gracias Maestro por su gran legado literario. Físicamente nos ha dejado, pero su obra perdurará a través del tiempo como patrimonio para las nuevas generaciones. Lo recordaremos y aprenderemos siempre mediante sus historias. Descanse en paz.

    Reply
  122. Alicia Coscollano Masip

    Tanta y tanta palabra, tanto realismo intenso y absolutamente mágico, tanta historia perfecta, tantas paginas, comas y letras y, en ocasiones, sólo te apetece quedarte en silencio. Gabo, por tantos instantes……………………………………………………………………………………………………..

    Reply
  123. María Evelia Pérez Nicotra

    Al decir adiós, la despedida es definitiva. Por ello y mientras escucho el AUDIOLIBRO de CIEN AÑOS DE SOLEDAD, digo HASTA SIEMPRE, MAESTRO. Los genios literarios no mueren, solo detienen el corazón para continuar en el plano del recuerdo infinito, la magia de sus palabras.

    No pude cumplir dos sueños: conocerlo y que llegara a leer mis poemas y relatos. Su opinión hubiera sido invaluable. Su presencia en el Museo Internacional de la Poesía Manuscrita en San Luis, Argentina, fue gestionado cuando ya no viajaba, pero nos honraría tener una sola página de puño y letra, para atesorar entre los cerros que homenajearon a Juan Crisóstomo Lafinur, a cuyo honor se erigió el Museo.

    En un abrazo de amistad, estrecho a su familia. En un abrazo de admiración, mi humilde homenaje, en una de mis páginas (Análisis Periodístico San Luis). Gracias!

    http://www.facebook.com/pages/Análisis-Periodístico-SAN-LUIS/541680785882712?fref=ts

    Reply
  124. Eva Maria Campo

    Hoy se lleno el cielo de mariposas amarillas….! Se fue Gabo con ellas, dejandonos una maravillosa coleccion de historias de nuestra Costa Caribe Colombiana. Seguiras siempre por aqui Gabito, te recordaremos en nuestra cercania familiar, a traves de tu prima y la nuestra, la querida Margarita Marquez Caballero. Gracias por contar al mundo la magia de nuestra tierra!

    Reply
  125. Oscar

    Gracias por tantas horas de placer que me dejaron tus lecturas. No solo por Macondo sino por todo lo otro que escribiste y por el ser humano tan bello que eras. Gracias Gabo.

    Reply
  126. Mari-Carmen

    Nos abristes los ojos y el corazón al Nuevo Mundo de tu gran imaginación, nos sigues prestando todos tus personajes imposibles de olvidar. Gracias por tu obra en palabras y en ejemplo de humanidad.

    Reply
  127. Aydeé Salas González

    Gracias por todo Maestro, tu serás siempre mi gran ejemplo y uno de los principales responsables de mi amor por los libros,la lectura de historias fantásticas como las tuyas y la escritura,que es mi gran amor. Que en paz descanse este gran escritor y mago creador de mundos y realidades fantásticas, quien ahora es eterno,como su obra. Gabo querido,tu nos regalaste 100 años de Soledad y a cambio tendrás nuestra admiración eterna …Gabriel, por fin conocerás Macondo

    Reply
  128. Meilin

    Es curioso como a veces sin darnos cuenta tocamos una nota sensible, una fibra misteriosa del alma, de gente que no conocemos y como, a su vez, nos pasa lo mismo… No tuve el placer de conocerte en persona, sin embargo, te lei tanto, y tantas veces que siento que si lo hice… Hoy desperte, desde este lado del mundo que no es el mio, asi, con esta triste noticia… despertarse asi, no tiene sentido… no es despertarse. Con tus libros, viaje en el tiempo, conoci mas nuestra America, vivi, respire, rei y llore con cada personaje… Fueron mi refugio en mis momentos de soledad, que no llegaran a ser 100 años, pero fueron muchos… adios Gabo, tu partida es como la partida de un pariente querido, de un familiar cercano, aquel que nos acompaña cada vez que lo necesitamos, aquel que nos hace recordar de que estamos hechos!

    Reply
  129. Ginna Morelo

    Una breve historia. En el año 2007 tuve el privilegio de acercarme al colombiano inmortal en la Asamblea de la SIP en Cartagena, para pedirle un autógrafo: ¿Qué hace una persona tan chiquita con una edición tan vieja?… Le dije que mi padre, sastre, me la había regalado cuando un magistrado le pagó con libros una vieja deuda. Desde esa lectura y todas las demás que me embriagaron a tan temprana edad, empecé a conocer la grandeza del Maestro y desde entonces dije que no quería ser otra cosa distinta que periodista.

    Reply
  130. Ginna Morelo

    Gracias a la FNPI por enseñarme a amar y respetar, aún más, la obra del “Colombiano inmortal”; del inspirador de generaciones, del contador de la magia. La Fundación, con sus enseñanzas y talleres cultivó en quienes hemos tenido la suerte de estar actuando en su aula, ese deseo de apegarnos al mejor oficio del mundo así haya miles de obstáculos en el camino.

    Reply
  131. Angeles

    Una de esas personas que cuando se va, sentimos que no hay un reemplazo posible. Gracias por el maravilloso legado que nos deja maestro.

    Reply
  132. Irina Lemus del Rio

    Que mas puedo decir, si ya lo han dicho todo. A mis nietos les inculque el habito de la lectura desde pequeños, ahora que son adolescentes me siento satisfecha de que aun cuando salen de vaciones llevan un libro en la maleta. Mi nieta te ha escrito algo despidiendose de ti en las redes sociales, te va a extrañar, como yo lo hago ahora leyendo “Vivir para contarla” Gracias por tu obra maestro.

    Reply
  133. Lola

    Gracias. Por compartir tu enorme creatividad y ese arte tuyo de hacer posible lo imposible. Gracias por hacernos soñar y por tantos momentos de evasión, ilusión e incredulidad. Sin tu obra definitivamente yo no sería la misma, y mi vida tampoco. Buen viaje maestro.

    Reply
  134. Isidoro

    Decía el genial escritor que: “El secreto de una buena vejez no es otro que un pacto honrado con la soledad” y eso es lo que yo he hecho, un pacto maravilloso al devorarme toda su obra, de la cual dos me han marcado profundamente: Cien años de soledad y Crónica de una muerte anunciada. Dios le bendiga. Gracias maestro.

    Reply
  135. Maria del Pilar Luna

    Frankfurt am Main, 18.04.2014
    Mi más sentido pésame a todos los incondicionales amigos de Gabo, a todos los que en el creyeron y le dieron su apoyo para que el un día empezara hacer su primer sueño realidad, a todos sus fieles seguidores, a toda su gran familia y como no también a Colombia entera que sabe que gracias a Gabriel Garcia Marquez uno de nuestros más grandes orgullos, nuestro país se ha hecho junto a el con destacados reconocimientos en diferentes países en el mundo como en: Alemania, España, Francia, Suecia, U.S.A entre tantos otros.
    Solo me queda por decir a Gabo, gracias por haber trabajado con la convicción de que si se puede ser mejor cada día, pero sobre todo por haberte rodeado en cada lugar que tu recorriste de los mejores…así que tu querido Gabo seguirás entre nosotros.

    Colombiana expatriada que se lamenta de lo corta que es la vida aunque vivas 87 años…es demasiado corta la vida para genios como tú Gabo!

    Reply
  136. francisco m. domínguez

    “Cien años de soledad”, el libro más temido entre los escolares se convirtió, de repente, en la puerta a una realidad inimaginada por mi. el objeto de estudio que cambia al observador, la utopía del Artista hecha realidad. fantástico. durante más de seis meses leí todo lo que pude de Gabriel García Márquez . hoy ha muerto un genio
    Gracias

    Reply
  137. Paula

    Estoy muy apenada con la pérdida del Maestro Gabriel García Márquez. Gracias por sus palabras. En todos nosotros queda su legado. Que descanse en Paz.

    Reply
  138. Juan Vera Gil

    Su marcha se podría definir con lo que podría ser el título de uno de su cuentos: “Gabo, el escritor que nos dejó un Jueves Santo”.

    Aunque el manantial de tus historias ha dejado de fluir, el lago que éstas han creado nos permite sumergirnos una y otra vez en ellas, como en una fuente de la eterna juventud.

    Dicen que escribiste la nueva biblia con “Cien años de soledad” , en mi mesilla de noche está perenne y cada día, al acabar la jornada, me ayuda a desconectar de la realidad más dura para entrar en la magia del realismo.

    Hasta siempre.

    Reply
  139. Bayardo Ariza Olarte

    Gracias maestro GABRIEL GARCIA MARQUEZ por su hermosa obra literaria, periodística, educativa y humana.
    Gracias por su coherencia política.
    Y gracias por haber inscrito en todos los idiomas del mundo mi nombre (al colocarle el de Bayardo San Román a un personaje de “Crónica”) y mi apellido paterno (al colocarle el de Florentino Ariza a otro gran personaje central de”El Amor…”)

    Reply
  140. Sra. Buendía

    Gracias Maestro, a partir de tus cuentos empecé a amar la literatura hasta convertirme en lectora voraz… siempre nos quedará Macondo!!!

    Reply
  141. Yolanda

    Hoy tengo una inmensa tristeza, pero como me dijo una amiga, lo bueno de este día es que nos asaltan los recuerdos y todos son hermosos. Gracias Gabo por todo lo que me diste. Nos quedan por delante cien años de tristeza. Tus huérfanos buscaremos consuelo en nuestro Macondo particular, y siempre te reencontraremos en cada una de las historias que nos dejaste.

    Reply
  142. Pilar

    Adiós Gabo, estoy emocionada con el recuerdo de tus libros que empecé a leer en la adolescencia y que no se borran de mí memoria.¡GRACIAS !

    Reply
  143. Oscar Cardoso

    San Miguel de Tucumán, Tucumán, Argentina.
    Cuándo leí cien años de soledad no me imaginaba que sería el comienzo de una eterna amistad con tus libros estimado Gabo, permiteme que te traté así, con la confianza del amigo. Digo amigo porqué me llevaste en tu recorrido por lugares, personajes y aventuras extraordinarias. Hoy en mi tierra muchos no encontramos mejor forma de describirla como Macondo….. y eso es gracias a tu pluma, no porqué vos lo desearas….pero la realidad supera a la ficción.
    Tus líneas han creado sueños y esperanzas a lo largo del mundo. Gracias por ser nuestro guía, por tanta humildad y ejemplo.
    Gracias por tú legado…..hasta pronto querido amigo.

    Reply
  144. Liza Meyer

    En su ausencia quedamos cobijados con suhermosa manta de palabras. Usted no se va solo, quedará cobijado de la red de sentimientos que despertó en nosotros. Gracias maestro.

    Reply
  145. jonathan

    Gracias Maestro, por tus maravillosas narraciones llenas de magia, en donde soñaba siendo un personaje más de ellas, sin duda, como parte de tu genialidad. Hoy, mis lágrimas y oraciones te rinden tributo, pero tu legado permanecerá eterno en mi corazón. Hasta siempre Gabo, descansa en paz.

    Reply
  146. Francisco González (Gonzalito)

    Una mañana del 21 de 1977 Compré el libro “Cuando era Feliz e Indocumentado” (Rotativa) y con tan hermosos reportajes empecé a conocer al Maestro Gabo. Como periodista pobre (dicen que por “privar” de serio) de República Dominicana posiblemente tenga en mi librero casi todos los libros del Maestro Gabriel García Márquez, porque para ser buen periodista hay que aprender de él.

    Gracias Maestro Gabo por todo lo que me enseña.

    Un fuerte abrazo, y hasta la vista

    Reply
  147. Gabriela

    Vas a estar siempre entre nosotros.
    Sólo la tierra recibirá tus cenizas, pero tu magia seguirá en el aire siempre.
    Gracias por lo que nos enseñaste a todos.

    Reply
  148. Luís César Nunes

    Un gran creador de mundos, se está moviendo a un mundo de sueños. Bueno, al menos, levantó en alto la calidad de la prosa en esta región del mundo. Y como en Macondo, todo puede pasar ahora esperamos a la revitalización de la prosa no sólo aquí, sino en todo el mundo, explorado, experimentado y con problemas. Que las futuras generaciones obtengan en Gabo un ejemplo de ingenio y nunca se olvidan de crear. Una pequeña dosis de humor, el amor y la crítica es buena para aplacar este tremendo momento de cólera.

    Reply
  149. Luís César Nunes

    Un gran creador de mundos, se está moviendo a un mundo de sueños. Bueno, al menos, levantó en alto la calidad de la prosa en esta región del mundo. Y como en Macondo, todo puede pasar ahora esperamos a la revitalización de la prosa no sólo aquí, sino en todo el mundo, explorado, experimentado y con problemas. Que las futuras generaciones obtengan en Gabo un ejemplo de ingenio y nunca se olviden de crear. Una pequeña dosis de humor, el amor y la crítica es buena para aplacar este tremendo momento de cólera.

    Reply
  150. Valerià Carabantes Arnau

    Gràcies per la teva literatura, gràcies pel periodisme que vas exercir, per la teva diginidad, però sobretot, gràcies per cien años de soledad, moltes gràcies per aquesta obra mestra. Bon viatge i barca nova mestre

    Reply
  151. Rafael Torres Márquez

    Los momentos rituales de leer a Gabriel García Márquez que me ayudó a soñar, a vivir las letras, a imaginar más de lo leido, a escuchar el clamor de la hojarasca. Al crónista de alegria informal, eran los momentos rituales de leerlo cada semana: Café, cigarro y viajar en su mundo. Esos momentos rituales no descansarán en Paz. Gracias a Gabriel García Márquez

    Reply
  152. Ana Isabel Caro

    Querido Gabriel,
    conocí tu obra casi al tiempo en que aparecían, en España, allá por los ’70. Ya era una joven estudiante camino a la universidad cuando tu “Cien años de soledad” eran lectura necesaria, tal fue el éxito. Seguí leyéndote, engatusada por el poder de la palabra, por el poder de tus palabras… algo que sigue indemne en mí, necesitada no solo de leer, que es algo cotidiano, sino de leer LITERATURA, donde la fusión de universos personales y modos de contar especiales hacen que olvides todos los sinsabores de la vida… aunque estés leyendo también historias de sinsabores…
    MARAVILLOSA LITERATURA, MARAVILLOSO GABRIEL GARCÍA MÁRQUEZ.
    Siempre en mi corazón, cien años no, ¡¡¡ toda la eternidad!!!

    Reply
  153. Cecilia Sánchez

    Hoy el cielo de Macondo está lluvioso y gris. Hace frío. Se fue nuestro querido Gabo… ese hombre maravilloso que a través de sus libros y pensamientos me mostró la existencia de un mundo mágico en el que es posible vivir, reír, llorar, amar, soñar… Gracias por todo querido Gabo. Tu partida hace que se me “piante” más de una lágrima, pero tu obra y declaraciones están más vivas que nunca. Desde Argentina, con el amor de una latinoamericana ycon todo orgullo, me saco el sobrero y elevo mi sonrisa al cielo en tu honor. Porque es en el cielo donde estás ahora!!!!

    Reply
  154. Álvaro Restrepo

    Jaime querido:

    La tristeza profunda que nos deja la partida de Gabo sólo se ve mitigada por la alegría incomparable y la gratitud sin límites que sentimos ante el legado de su vida y su obra.

    Porque sé lo que para ti (y para tod@s en la FNPI) significa esta pérdida, te abrazo.

    Álvaro Restrepo y tod@s en EL COLEGIO DEL CUERPO

    Reply
  155. Rossana

    El mundo entero ha perdido físicamente a un gran ser humano, pero sus grandiosas obras literarias, impedirán su olvido, así que estarás eternamente maestro en nuestras memorias y mejores recuerdos, pues bastará con sumergirse “100 años de soledad” en una imaginación excitante, para agradecer todo lo que nos dejaste!! Mi escritor y periodista favorito! Gracias.
    Caracas, Venezuela.

    Reply
  156. Silvia

    Gran perdida, se adelantó el Gran Gabo, por mi parte me siento orgullosa y feliz de saber quién es GGM, su memoria queda en mi con los varios libros que he leido del autor que me enseño a amar la lectura, él me enseñó o amar los libros… Silvia / MEXICO

    Reply
  157. Patricia Forero

    Como han dicho personas que tuvieron la fortuna de “conocerlo”, nos sentimos parientes por que en cada lectura nos acompañó, nos dió buenos ratos, nos permitió reír y llorar, nos acompañó en el reconocimiento de historias que sino hubieran sido contadas, no las podríamos reconocer como parte de nuestra identidad. Gracias Maestro! De corazón, Feliz viaje! Sigue iluminándonos, junto a todos los que han sido nuestros padres. Dios lo bendiga, y que su legado siga reproduciéndose. Que tengamos oportunidad de aprender cada día, de hacer uso de su experiencia, sus ideas, su voz, a la que tengamos acceso en forma virtual, haciendo uso de la tecnología, que usted bastante bien conocía, que nos permita hacer uso de la educación abierta. Gracias, Gabo

    Reply
  158. Antonio Arana

    MENSAJE URGENTE PARA TU RECIENTE AUSENCIA

    Te Nos has muerto, Gabo, así: con el pronombre posesivo en mayúscula,
    porque de tu muerte todos somos deudos,
    de tu ausencia todos somos víctimas,
    de tu entrañable grandeza todos somos huérfanos y viudas.

    Nadie, como tú, nos enseñó lo que es ser un solo pueblo,
    una sola Latinoamérica;
    y lo hiciste no con discursos retóricos,
    no con falsa y rebajada política,
    sino con arte,
    con belleza,
    con culminante arte,
    con inmarcesible belleza.

    Si José Arcadio fundó un pueblo, que es cualquier pueblo de la América nuestra,
    tú fundaste una forma inédita e irrepetible de hacer conciencia,
    de mirarnos al espejo,
    de escarbarnos el tórax en busca de respuestas.

    Tú, con tu prosa hecha poesía o a la inversa,
    nos dijiste lo que no han podido decirnos siglos de guerras,
    de dioses,
    de ídolos
    de tótems,
    de Iglesias.

    Ni aun la filosofía nos había desnudado a los hombres,
    a los americanos,
    como lo hicieron, Gabo, tus Buendía,
    tus Ariza,
    tus Urbino,
    tus Daza.

    ¡Y con tanta poesía, repito,
    con tanta belleza!

    Se queda tu arte, sí;
    se quedan tus libros, sí;
    te releeremos por enésima vez, sí, como mejor homenaje a tu persona y a tu obra;
    te citaremos a rabiar, te recomendaremos y reseñaremos,
    ¿pero a quién le volveremos a decir: «Gabo» así, con tanto amor,
    con tal exceso de confianza?

    ¿A qué otro artista en la historia del hombre se le ha llamado con tanta familiaridad,
    cual se le habla al amigo,
    al hermano,
    al amante?

    Porque yo no te conocí en persona, Gabo,
    pero no podría llamarte «Gabriel»,
    menos aún «García Márquez»,
    que son solo palabras negras
    o blancas
    en las tapas de tus libros.

    Adentro, en tus historias,
    en tus microcosmos,
    en tus personajes,
    eres Gabo y no puedes ser ningún otro.

    Porque lo has conseguido, Gabo,
    y lo has conseguido con creces:
    «Yo solo escribo para que me quieran más mis amigos»,
    escribiste alguna vez, palabras más, palabras menos,
    en el prólogo de no recuerdo ahorita —las manos me tiemblan— qué libro.
    Porque no solo tus amigos, Gabo,
    sino toda Latinoamérica y el mundo en su conjunto
    aprendimos a quererte a través de tu escritura;
    a soñarte, a pensarte, a recordarte, a extrañarte y entrañarte.

    Propios y extraños te quisimos cada vez más con cada libro,
    hasta con los menos buenos, los reiterativos.
    Cien años tuviste —bueno, ochenta y siete, pero casi— de fiel,
    sólida,
    genuina,
    solícita
    y vitalicia compañía,
    merced a tu sísmica y avasallante escritura.
    Y toda una eternidad de igualmente fiel,
    sólida,
    genuina,
    solícita
    y vitalicia compañía tendrás por parte de tus lectores futuros,
    los que aún no leen,
    los que aún no nacen siquiera,
    Gabo inmortal,
    piedra de toque,
    hito,
    parteaguas,
    punto de inflexión
    no solo de las letras hispánicas y mundiales,
    sino de millones de vidas, sinos y derroteros que,
    en la realidad mágica de tus novelas,
    en la magia real de tus cuentos,
    hallaron el consuelo,
    la respuesta,
    la luz,
    las ideas,
    la fuerza,
    la inspiración,
    el coraje,
    pero sobre todo la belleza casta,
    el arte esférico que algún día buscaban y requerían:
    excelso arte,
    inefable belleza.

    Como Melquíades, Gabo, has «alcanzado la inmortalidad»;
    sí, eres inmortal y tú mismo has revelado «la fórmula de la resurrección».
    Eso me tiene sin cuidado, Gabo, porque estás vivo,
    sigues vivo en cada una de tus frases:
    en cada palabra,
    en cada letra,
    incluso en cada punto y cada coma.

    Lo que no me permite controlar aún el temblor de las manos
    —que disimulo aporreando rústicamente el teclado—
    es saber desde ya que ya no habrá en el mundo nadie más a quien le podamos decir «Gabo» así:
    sin permiso,
    con tanta familiaridad,
    con tanto cariño,
    con tanto afecto,
    con tal exceso de confianza,
    así de igualados.

    Y sobre todo la certidumbre de que,
    como clara y clarividentemente nos lo advertiste allá en 1992,
    en el prólogo de tus Doce cuentos peregrinos,
    «Morir es no estar nunca más con los amigos»;
    Gabo, amigo que nunca conocí,
    pero que, a través de tus libros,
    conocí desde siempre
    y querré por siempre.

    Reply
  159. Jose Argento

    Una lástima la pérdida de este gran escritor latinoamericano, la tristeza que nos deja su partida sólo se ve mitigada por la alegría y la felicidad y el orgullo que sentimos ante su obra y también su vida, un ser de una ética admirable. José/ARGENTINA

    Reply
  160. Carlos Arturo Flores Villela

    ¡Carajo Gabo! Que mala vaina. Te nos fuiste en La Mala Hora, arrastrado por La Hojarasca que también cubrió al General en su Laberinto. Te vamos a llorar con Ojos de Perro Azul para acompañar el dolor de El Coronel no Tiene Quien le Escriba. Es cierto, habías llegado a la edad de El Otoño del Patriarca, por eso tu dolorosa partida ha sido como la Crónica de una Muerte Anunciada y eso ha sido peor que la Noticia de un Secuestro o El Relato de un Náufrago, o La Increíble y Triste Historia del Cándida Eréndira y su Abuela Desalmada. Caray Gabo, en tu eterna timidez nos niegas unos funerales como Los Funerales de la Mamá Grande y nos dejas acompañando a Isabel Viendo Llover en Macondo. Tú que siempre viviste con grandes intuiciones y premoniciones, no fuiste capaz de ver que, a partir de ayer, inician nuestros peores Cien Años de Soledad.
    Adiós Gabo.

    Reply
  161. jose luis vargas

    Fui uno de los privilegiados en asistir a los eventos que organiza el fnip. Allí respiré el aliento y sentí el espíritu del gran Gabo: hacer del periodismo un género literario basado en la curiosidad, creatividad, pero sobre todo la ética. Gracias maestro por tus enseñanzas.

    Reply
  162. FranSa

    Aunque la tuya quizás fue la crónica de una muerte anunciada porque habías llegado al otoño del patriarca no puedo evitar sentir que a los que amamos leer, sea en tiempos de cólera o de alegría , sentiremos de ahora en adelante cien años de soledad y muchas malas horas porque nos ha llegado la noticia de tu secuestro celestial y sólo nos queda ser testigos de los funerales del papá grande que eras tú. Adiós Gabriel vuela como Remedios La Bella que pena que los áangeles ya no quisieron seguir esperándote.

    Reply
  163. Maria Elena

    Se fue el más grande entre los grandes de la literatura. Se me fue el maestro de la generosidad, la alegría y la escritura. Seguiré tus enseñanzas.

    Reply
  164. Karina Sgarbi

    De todo lo que sé hasta ahora sobre el periodismo, que aprendí en la universidad fue 5%, 20% en la práctica y 75% de lectura Gabriel García Márquez. No podemos decir que hemos perdido un genio de la literatura, el periodismo y un maestro del realismo mágico, porque siempre va a estar presente en cada palabra a medida que nos dejó. Descanse en paz, Gabo. Un millón de rosas amarillas para usted.

    Reply
  165. Eliana Sáez

    Gracias maestro. El mejor oficio del mundo es lectura obligada para mis alumnos de primer año en todas las escuelas de periodismo donde he hecho clases. Con el Relatode un naufrago trabajamos la crónica. Con Noticia de un secuestro vemos el reportaje. Con Aventura de Miguel Littin clandestino en Chile me convenzo que hay que luchar para que esos tiempos de horror nunca vuelvan a mi país. Con el trabajo de la FNPI me actualizo. Y con Amor en los tiempos del cólera alimento mi alma. Gracias nuevamente por haber estado en mi vida a través de su creación. Gabriel García Márquez no morirá jamás.

    Reply
  166. albada2

    n esta “Crónica de una muerte anunciada’, mientras los acontecimientos cotidianos nos remiten a desenterrar ‘El amor en los tiempos del cólera’, todos nos unimos para escribir, huyendo de la desidia. ‘El coronel no tiene quien le escriba’ queda descartado, porque “Vivir para contarlo” nos lleva de la mano a temas atemporales, ‘Del amor y otros demonios’.

    Hemos asistido al “El otoño del patriarca’, entre vientos de “La hojarasca”, donde los “Funerales de Mamá grande”, quedarán chicos, entre un “Relato de un naufragio”, y esas “Memorias de mis putas tristes”.

    Al final, este “Vivir para contarlo”, es la suma de “Doce cuentos peregrinos”, que nos acompañaron, a través de las palabras y del universo que creó, por la senda de una literatura de cabecera. Permitiendo conjugar la realidad latinoamericana, en compás de fantasía, con la imaginación osada y la forma descriptiva de un mago de las palabras, armado, simplemente, de la varita mágica de una pluma irisada de pavo real.

    Descansa Gabo. Lloraremos tu partida, pero espéranos, que te seguimos leyendo, y el punto de lectura huele a café colombiano. Aparcado mil veces en un tomo desgastado del cuatro libro que ha pasado por mis manos, de tu “Cien años de soledad”

    La última entrevista, para La Vanguardia, en 2006 http://www.lavanguardia.com/cultura/20140417/54405917879/gabriel-garcia-marquez-he-dejado-escribir.html

    Nos vemos, Gabo

    Reply
  167. Morela Gutierrez

    Con tus libros no aprendí a leer, pero si a amar la literatura, tus libros han sido mis compañeros fieles desde que teniendo 12 años leí impávida el cuento “Un señor muy viejo con unas alas enormes” … siempre me han acompañado a lo largo de mi vida, se fueron conmigo a la uni y ahora te releo religiosa y metódicamente hasta de vacaciones … duele saber que ya no estás, pero consuela saber que al menos, tu paso en nuestras vidas dejó un legado de letras, amor y rosas amarillas.
    Te soñaré navegando el Magdalena en un ir y venir del carajo.!! No te diré adiós Gabo, sino gracias !!!

    Reply
  168. JOSE PEREZ

    Hoy Macondo está de luto. Las campanas de la iglesia anunciaron la muerte del Gabo. Melquíades lo había anunciado y por eso la noticia no tomó por sorpresa al Coronel Aureliano Buendía. José Arcadio y Rebeca han vuelto al pueblo tras enterarse de la infausta noticia. Remedios por su parte ha conseguido salir del convento para asistir a las exequias. Macondo luce lúgubre tanto o mas que en la época de la peste. Melquíades ha vuelto de la muerte una vez mas y ha prometido revelar algunos detalles de su pergamino en el cual, según confiesa, se anunciaba la muerte del autor en días santos. Úrsula se le acercó a Melquíades y le increpó a traer de la muerte al Gabo como tantas veces había vuelto el mismo. Melquíades abatido y resignado como nunca le respondió que sus vueltas desde el mas allá eran obra del Gabo y que teme que su próxima muerte sea ya la última.

    Descanse en Paz Maestro.

    Reply
  169. Carlos A. Mejia Cortes

    Gabo, siempre has pertenecido a nuestro imaginario porque tu pluma prodigiosa describe nuestra realidad que no es común sino real-mágica. Desde niño leo tus historias y siempre te recordare porque fuiste no solo un gran escritor, sino también fuiste un hombre comprometido con el país y con los mas desfavorecidos. Es decir, fuiste un ser humano integro en todo el sentido de la palabra. Hasta pronto.

    Reply
  170. Norma Risso

    Disfruté tu escritura tantas veces como les leí a mis alumnos tus textos riquísimos, cada vez que logré que los gozaran tanto como yo misma y que aprendieran a elegir la buena literatura desde tu riquísima prosa. ¡Gracias por traer la magia de América a la buena literatura!

    Reply
  171. Piedad Cuéllar-Kehlert

    Gracias Gabo por la magia, por el amor eterno, aún aquel el de los tiempos del cólera, gracias por descubrirnos un Macondo tan nuestro, tanto así que como colombiana siento que ese Macondo existe… Gracias por unir tantos mundos en tu prosa y compartirlos ampliando así nuestro imaginario… Gracias porque tu nombre unido al de Colombia suena siempre inmenso!
    Disfruta de tu nuevo Paraíso, simplemente entras por una puerta a uno de los tantos universos paralelos, aquellos a los que la abuela de Aracataca conocía desde siempre y te moverás por siempre en este, entre las líneas de tus palabras, entre la magia de tus historias!

    Reply
  172. freddy ramón briceño garcia

    El Colombiano que se hizo querer por todos.Asi lo identifico. Y digo que Gabo debe estar muriéndo de verguenza por la consternación mundial que ha causado su muerte, transpolando, para esta hora dolorosa,una de sus expresiones de marcado acento garcíamarquiano,al conocer la muerte de Julio Cortázar ocurrida en febrero de 1.984.Por mas que nos duela su muerte, tanto su obra como su ejemplo de latinoamericano universal,no requieren de su persona para existir. Entonces sigamos Las Instrucciones Para LLorar a un Escritor:”……SIENTA LA SAL DEL LLANTO Y NO HAGA EXCLAMACIONES AL RESPECTO.INTENTE UNA EXPLICACIÓN SOBRE LA ENFERMEDAD EXTRAÑA DEL DESAPARECIDO…SUELTE EL LIBRO O EL CAFÉ QUE TENGA A LA MANO VOLTEE PARA TODOS LADOS,PERO SOBRE TODO A LA IZQUIERDA POR QUE ES EL LADO POR DONDE MAS FLUYEN LAS LÁGRIMAS.TOME UN TRAGO DE ALGO, SE RECOMIENDA LO FUERTE, PERO, SI SE SIGUE DE LARGO EN LA TOMADA, CONSIDERE QUE EL DIFUNTO LO MERECÍA.- EN CASO DE EXTRAVÍO MENTAL SALGA A LA CALLE, DELE CUERDA A SU RELOJ, PLATÍQUELE A SU VECINO QUE QUIERE VER EL FUTBOL QUE HA FALLECIDO UN COLOMBIANO INMORTAL…”.

    Reply
  173. Elena Lázaro

    He llorado por su muerte, pero sobre todo, por la mía. La desaparición de Gabriel García Márquez me ha devuelto mi imagen de hace algo más de 20 años cuando de la librería de mi padre saqué un viejo ejemplar de Cien años de Soledad. Me dijo que era una lectura difícil. Él había abandonado sin llegar a la mitad de aquella edición de bolsillo de tapas vencidas por el peso de los Buendía. Tenía 16 años, fui una adolescente imposible que por llevar la contraria a su padre era capaz de todo, incluso de leer Cien años de Soledad.
    A mi rebeldía adolescente le agradeceré eternamente haberme puesto delante de García Márquez. Él, el periodismo, América Latina y Cuba se convirtieron casi en una obsesión para mí. Imaginé que llegaría a conocerle, a aprender en uno de sus talleres para jóvenes periodistas y mientras llegaba ese día devoré muchas de sus historias. Acabé Noticia de un secuestro en el autobús, me recuerdo llorando y tratando de explicarme para qué tanta violencia.
    Nada más terminar la carrera renuncié al tradicional viaje de estudios. Cambié Praga por La Habana y a mis compañeros de promoción por una ONG empeñada en echar una mano a los cubanos para salir del periodo especial. En un mercadillo de la Habana Vieja encontré un ensayo de Gabo sobre La Soledad de América Latina. Pero volví de aquel viaje y sin saber cómo los sueños se fueron esfumando. Empecé a comprar ediciones de tapas duras, elegantes y serenas como Vivir para contarla. Y me olvidé de García Márquez y de mí.
    Hoy he buscado en mi librería y he vuelto a llorar al comprobar que la vieja edición de Cien años de Soledad de mi padre no está. Ni yo tampoco.

    Reply
  174. Alexis

    Muchos años después, fusilado por la nostalgia , recuerdo la tarde en que Gabo me llevó a conocer Macondo. Fue una experiencia inolvidable. Gracias, maestro.

    Reply
  175. Julián Rincón Manzano

    Hoy se ha muerto un Colombiano de esos que dejan una extraña sensación entre la garganta y el pecho cuando se mueren…
    Y sólo voy a hablar de Gabo por lo que sabia hacer bien y me voy a conceder a mi mismo el permiso de verlo fragmentado…
    Dejaré de lado a el Gabo político, a el exiliado, el mujeriego…
    Con el que puedo o no concordar, con el que puedo o no estar en desacuerdo, sin embargo, no compete a mi señalar los desatinos de un ser humano, si es que puede llamarse desatinos a las elecciones que nos dan forman y continúan nos formando…

    Elijo quedarme con lo bello…

    Ahora que Gabo ha muerto, me surge de sopetón una idea, una reflexión…
    En el mundo, Los Colombianos somos más conocidos por todo lo que hizo Pablo Escobar que por lo que le dio Gabo a el mundo…
    El placer, la magia, el simple y elemental dulce placer que generaba su prosa, la delicada, bella y avasalladora construcción de su literatura…
    En Gabo cabe aquello de que no importa lo que se dice si no como se dice…
    Yo, que he vivido en el extranjero se dar cuenta de la tara que llevamos por culpa del primero y de otros tantos semejantes…
    El mundo elige también vernos fragmentados…
    Pero al igual que la belleza esta en los ojos de quien mira, también lo están la perfidia y el horror…
    El mundo y sus elecciones!
    Esta mañana aquí en Brasil, yo elijo quedarme con lo bello, descanse en paz maestro…

    Y MUCHAS GRACIAS, allá el mundo y sus elecciones!

    Reply
  176. GUSTAVO MONTENEGRO

    Gracias, maestro Gabo por haber sido mentor en el silencio y la distancia. Durante años pegué una imagen suya en mi armario donde el sueño de algún día poder escribir con el tiempo y la pausa suficientes se pudiera hacer realidad. El ejemplo de su tezón, la capacidad de determinación y el liderazgo innegable siempre fueron materia de inspiración para este hombre del sur. Gracias a la FNPI por abrir este espacio donde desahogamos nuestra tristeza y sembramos nuestro compromiso por seguir insistiendo en una escritura abierta para todo el mundo, un periodismo que dignifique a la humanidad y una educación que vaya desde la cuna hasta la tumba. Mil gracias siempre, por siempre, para siempre en tu cielo de mariposas amarillas gran Gabito.

    Reply
  177. Rafael Martínez Carvallo

    Hoy, sabemos que te encontrarás con tu amiga Úrsula Iguarán.
    Hoy, el coronel, te susurrará al oído que, de tanto esperar, al fin le llegó su pensión.
    Hoy, mientras te reúnas con tus fantásticas creaciones y las lleves a Macondo, acá en la tierra tus putas tristes te lloran en cada rincón.

    Cuando alguien dijo que a las palabras se las lleva el viento, nunca pensó en tu realismo mágico. Tus palabras son parte de la historia, y la historia no se la lleva el viento. Ya es legado.

    Para finalizar, sólo agradecerte por tu pluma, por tanta tinta tan bien gastado y por sobre toda, darte las gracias por amar al periodismo, mi carrera. Siempre me acordaré de tu frase: “Aunque se sufra como perro, no hay mejor oficio que el periodismo”.

    Simplemente gracias.

    Reply
  178. Warner Chaves Vargas

    Gracias a la vida por haber vivido en tu tiempo, y compartido tantas horas de lectura de tus libros, nací y crecí en la zona Atlántica de Costa Rica juntó a los bananales y mucho de tus historias no me eran ajenas, conocí tu obra siendo un niño y le transmití esa pasión a mis hijos y ahora lo hago con mis nietos. Eternamente agradecido

    Reply
  179. Ronal collado

    Ayer fue un día muy triste; siempre vas a estar en mi corazón…Gracias por los momentos tan bellos que me han permitido vivir tus fantásticos textos…Gracias…Gabo

    Reply
  180. Asdrúbal Triana

    Macondo se ha quedado sin su cronista oficial. Gracias por tanto Gabo. Tu espíritu literario nunca morirá. Dios ha ganado un escritor de lujo.

    Reply
  181. Luis Ortega

    Tan increíble como conocer la magia de los imanes, fue aprender a imaginar. Para mi, leer 100 Años de Soledad siendo niño, fue lo que para José Arcadio Buendía significó la llegada de los gitanos con sus maravillosos inventos.

    Reply
  182. Ana Paula

    Em uma época na qual eu estava mergulhada em uma leitura mais acadêmica, fui incentivada a ler Gabriel García Márquez. De repente, vi minha vida sendo tomada, de novo, por aquela sensação de “felicidade clandestina”: levar o livro para onde quer que eu fosse;lê-lo em cada brecha de tempo que possuía; querer devorar as páginas e , ao mesmo tempo, se conter para que pudesse aproveitar por mais tempo a história. Vivi a espera de um amor (de outros demônios ou de putas tristes?) por 53 anos, 7 meses e 11 dias e a solidão por cem anos. Tornei-me um Buendía e um general em seu labirinto.
    Além disso, instigou-me a conhecer mais a literatura e a cultura de uma América Hispânica que eu desconhecia.
    Gracias, maestro Gabo!

    Reply
  183. Yoco Reyes

    Ahora que los ladros perran,
    ahora que los cantos gallan,
    ahora que albando la toca
    las altas suenas campanan;
    y que los rebuznos burran,
    y que los gorjeos pájaran
    y que los silbos serenan
    y que los gruños marranan
    y que la aurorada rosa
    los extensos doros campa,
    perlando líquidas viertas
    cual yo lágrimo derramas
    y friando de tirito
    si bien el abrasa almada,
    vengo a suspirar mis lanzos
    ventano de tus debajas.
    Tú en tanto duerma tranquiles
    en tu rega camalada
    ingratándote así burla
    de las amas del que te ansia
    ¡Oh, ventánate a tu asoma!
    ¡Persiane un poco la abra
    y suspire los recibos
    que esta pobra exhale alma!
    Ven, endecha las escuchas
    en que mi exhala se alma
    que un milicio de musicas
    me flauta con su compaña,
    en tinieblo de las medias
    de esta madruga oscurada.
    Ven y haz miradar tus brillas
    a fin de angustiar mis calmas.
    Esas tus arcas son cejos
    con que flechando disparas.
    Cupido peche mi hiero
    y ante tus postras me planta.
    Tus estrellos son dos ojas,
    tus rosos son como labias,
    tus perles son como dientas,
    tu palme como una talla,
    tu cisne como el de un cuello,
    un garganto tu alabastra,
    tus tornos hechos a brazo,
    tu reinar como el de un anda.
    Y por eso horo a estas vengas
    a rejar junto a tus cantas
    ¡y a suspirar mis exhalos
    ventano de tus debajas!

    Del ensayista José Manuel Marroquín. Yo se lo escuché a Gabo, entre 100 cosas más. ¡Hasta siempreeeeeeeeeeeeeee!

    Reply
  184. Iván Andrade

    Aquí estamos de luto porque se fue el más grande escritor que ha parido esta tierra, un hombre que con su imaginación alucinada supo ver la magia que reside en este país, y a través de ella retrató nuestros males, nuestras violencias y nuestros ríos de sangre centenarios, así como nuestros amores descomunales y a menudo contrariados. Aunque los artistas de ese calibre son de algún modo inmortales, no por eso se puede dejar de soltar unas lágrimas por quienes supieron enriquecernos la vida y, en algunos casos, definir nuestra vocación. La eternidad recibe a Gabo, y quienes supimos quererlo a él, pero sobre todo a sus libros, recordaremos para siempre con gratitud lo que nos dio, seguiremos leyéndolo y esperando a ver si por fin las estirpes condenadas a cien años de soledad tienen su segunda oportunidad sobre la tierra.

    Gracias, maestro.

    Reply
  185. Loly Ortega

    Gabriel García Márquez, sin él saberlo, ha sido una parte fundamental en mi vida. El primer libro suyo que cayó en mis manos fue La hojarasca y a partir de ahí comenzó una historia de amor entre la literatura y yo que llegó a tal punto de seriedad que decidí que tenía que dedicar mi vida a intentar explicar a los demás lo que se siente al leer obras de arte que logran sumergirte en un mundo que va más allá de la realidad y de la imaginación; así me hice profesora de Literatura.
    Por eso, ahora que García Márquez, nuestro Gabo, ya no está, siento un intenso vacío, solo soportable al saber que Aureliano Buendía, Santiago Nasar, Florentino Ariza… van a permanecer siempre y con más intensidad, haciendo, de esta manera, renacer al maestro.
    El mundo llora su ida, Macondo sonríe ante su llegada.

    Reply
  186. Ely López

    … estuviste en mis soledades y fantasías juveniles, con mis amigos: Rene, Ismael y Edgar; fantásticas tertulias, con todos tus personajes que se recreaban al lado nuestro y tus cien años de soledad…ayer jueves santo-”como día de guardar”- tú decidiste mejor, irte a aracataca, con todos ellos, tus personajes y con tu abuelo…
    …siempre estarás con nosotros! hasta siempre! …a ver si se puede oír la canción de MACONDO, con OscarChávez…
    http://www.youtube.com/watch?v=mBfP4_c2rw8

    Reply
  187. José López

    Adiós Gabo, has viajado al infinito al igual como tú nos hiciste viajar leyendo tus crónicas fantásticas, mil gracias por todo eso Maestro.

    Reply
  188. Maribel García

    Descanse en paz maestro. Nos deja un legado maravilloso con el que poder revivirlo en cada línea, en cada suspiro narrativo. Regresaremos a Macondo, para ver sus flores amarillas y quizás nos espere mientras surca los mares en su buque Nueva Fidelidad. Podrá contemplar desde otra perspectiva lo que tanto nos ha dado ejerciendo El mejor Oficio del Mundo. Gracias por regalarnos esa magia definida por usted como un intento de invocar a los espíritus esquivos de la poesía, de hacer palpalbles las palabras escritas en sus novelas…de revivir el amor, la soledad o las memorias.
    Con cariño, una periodista que aún no ha perdido la fe

    Reply
  189. Laura

    Gracias por habitar mis sueños de historias y personajes maravillosos; gracias por la pureza de su lenguaje; gracias por una vida tan fructífera. Gracias para siempre. Descanse en paz.

    Reply
  190. Marcos Castillo

    Gabo muchas gracias por la palabra, por escribir la vida como una metáfora de la eternidad, como un resumen de Macondo! Gracias desde Rio Grande do Su, Brasil.

    Reply
  191. Nelson del Castillo

    Es inevitable que nos embargue la pena por la muerte física de ese astro del periodismo y la literatura que es -así en permanente presente- Gabriel García Márquez. Mas debe arroparnos la felicidad de haberle tenido entre nosotros. García Márquez jamás abandonó su compromiso con el pueblo y eso es apreciable en épocas en que cambiarse de chaqueta se puso tan de moda. Su permanente solidaridad con Cuba en tiempos difíciles es admirable, tanto como su obra literaria y periodística. A nombre de la Federación Latinoamericana de Periodistas (FELAP) y de nuestro presidente Juan Carlos Camaño, hacemos llegar desde Puerto Rico nuestro más sincera solidaridad a su familia que, sabemos, al igual que nosotros siempre le llevarán en su corazón. ¡Gracias Maestro por tantas lecciones de vida y compromiso!
    Nelson del Castillo
    Secretario General de la FELAP

    Reply
  192. Maribel Patricia RETUERTO GARCÍA

    Siempre serás eterno e inmortal en nuestras retinas y sobre todo en aquellos a quienes nos enseñaste amar la lectura, el placer de escribir y de dar libre albedrío a nuestras inquietudes literarias. Hoy eres el coronel a quien todos le escribiremos por siempre.
    Hasta la eternidad, Maestro.

    Reply
  193. Marisol Andrés

    Las mejores tardes de mi vida las pasé en su compañía, recostada en mi cama, saboreando cada una de sus palabras. Amo la literatura por él. Leo y leo y no encuentro nada mejor que “El amor en los tiempos del cólera”. Gracias a él, quiero escribir, me animo, me enojo y me animo. Soy comunicadora, creo en el periodismo con él que soñó y por el que luchó. Abrió el camino de mi vida. La marcó a fuego. Mi faro en el mundo, ayer, hoy y siempre. Gracias Gabo por tu vida! Buen viaje, algún día nos encontraremos en Macondo.

    Reply
  194. Rafael Paiva

    La mente agil y el realismo magico,estaran siempre presentes en el alma inquieta de toda latinoamerica.

    Reply
  195. Mariana Arntsen

    El me regalo la alegría de leer, el me llevo a muchos otros lugares en donde pude sentir, ver y vivir lo que todo y todos veían, sentían y vivían en esos lugares; sus letras llenas de sabor y de detalle no dejaban espacio para pensar en otra cosa que no fuese el ahora. Gabo, te doy las gracias por esas horas inolvidables y por todas las que tendré gracias a ti. Si bien tu ya no estas aquí, seguirás presente y todas tus obras y ahí nos volveremos a encontrar!
    Hasta siempre!
    // Mariana Arntsen.

    Reply
  196. Patricia CAPARACHÍN

    Abril, Mes de las Letras, se engrandece con tu partida. Así a lado del Inca Garcilaso, Shakespeare, Vallejo, Mariátegui, Valdelomar, Cervantes, Baudelaire, Jean-Paul Sartre, Charles Chaplin, Milan Kundera, Fernando del Paso, Hans Christian Andersen, Emile Zola, Jean-Baptiste Rousseau, Gabriela Mistral (Premio Nobel 1945), Samuel Beckett (Premio Nobel 1969), Seamus Heaney (Premio Nobel 1995), Jean-Marie Gustave Le Clézio (Premio Nobel 2008), Tomas Tranströmer (Premio Nobel 2011), Henry James, Anatole France (Premio Nobel 1921), José de Echegaray (Premio Nobel 1904), Vladimir Nabokov, Halldór Laxness (Premio Nobel 1955), Carl Spitteler (Premio Nobel 1919), Leopoldo Alas “Clarín”, Roberto Arlt, Vicente Aleixandre (Premio Nobel 1977), Rafael Guillén, Roberto Bolaño, Robert J. Sawyer, entre otros, serán grandes motivos para recordar que entre ellos estás tú, maestro de la pluma hispanoamericana… Como una lectora más te digo que hoy escribes otra obra inmortal, claro, esta vez, a lado de Dios que también es eterno… Gracias, infinitamente gracias, GABO…

    Reply
  197. Abraham Suárez

    Maestro Gabo, un simple gracias no basta para agradecerte todo lo que nos diste en tu literatura, en tu realismo magico, en cada una las emociones que en cada palabra y en cada parrafo plasmaste… Simplemente no basta un gracias, pues has tocadao cada uno de nuestros corazones, y los llevas contigo, y a a cada uno nos has dejado un pedacito de tu ser en ccada uno de tus libros. Has partido, y nos ha dejado su hermoso legado que le hace inmortal.

    Gracias por el ser un luchador incansable, un ejemplo para toda latinoamerica, y aún así ser humilde y sencillo en tu trato. Gracias por adoptar como su segunda patría la mexicana, y seguir amando a su hermosa y valiente patría colombiana (su tierrita de usted). En estos momentos ambas naciones, y toda Latinoamerica lloran su partida y celebran su vida y su legado que trascendera por todos los siglos.

    Gracias por todo, Maestro. Fue un honor haberlo leido.
    Saludos desde México.

    Reply
  198. michele mezza

    Grazie a Gabito per avermi fatto sognare con la forza di Buendia e la trasognata poesia di Melquiades.Con tenerezza e potenza ci ha confortato quando è andata male e ci ha incoraggiato facendoci intendere che potrà andare bene. Hasta la victoria ,siempre

    Reply
  199. Francisco Medina Manrique

    Gabriel García Márquez fue el guía indiscutible y cercano de los periodistas, que más allá de las nacionalidades, caló hondo en el pensamiento y en la acción para un periodismo libre y guía de los pueblos en su lucha incesante por justicia social.

    Reply
  200. Jorge Hernández

    Gabo, con tu ausencia no nos dejas solos nos dejas millones de enseñansas, nos dejas miles de cartas escritas, miles de pensamientos y enseñanzas que podemos a través de tus obras transmitir a las nuevas generaciones.
    A los periodistas nos dejas el compromiso de ser los principales promotores de tu legado de promover el buen periodismo iberoamericano a través de tu fundación. Tuve la oportunidad de visitar las instalaciones de este templo del saber en Cartagena durante una visita que hice a esta tierra del caribe Colombiano en el 2007 y tuve la fortuna de traer conmigo algunas de las obras editadas por la FNPI. Dispuesto desde Venezuela a impulsar y fomentar este legado de Gabo. Descanse en Paz maestro que tiene miles de discipulos dispuestos a seguir llevando a las nuevas generaciones sus obras que nos acompañarán siempre. Paz a su a alma.

    Reply
  201. Yesid Contreras Beltrán

    Con la tristeza y la desolación de las mariposas amarilla que se fueron de Macondo para todos los cielos, a partir de este 17 de abril no escucharemos su mamadera de gallo, tan colombiana.
    Para saber de su paso por esta tierra sin olvido tendremos que releer sus novelas, inventar sus cuentos, y ver llover de llanto a Isabel, por la eternidad, en este Macondo que surge en el Río Bravo y se extiende hasta la Patagonia y Las Malvinas. Y que navega como un pueblo náufrago en el Caribe, donde galeones felices surcan la eternidad de la literatura.

    Reply
  202. Gustavo León Ramírez Ospina

    Maestro, yo no sabía que con Cien años de Soledad y el Otoño del Patriarca me podían hacer reir. Y fue de lo lindo. Casi me sacan de la biblioteca de Envigado. Dios te tenga en la gloria

    Reply
  203. Jairo Montalvo Acosta

    La escuela del Realismo mágico debe continuar….. el Legado del Gran Maestro GABO por los Colombianos debe ser custodiado de manera especial; sus personajes de Leyenda toman vida en cada uno de nosotros y a su vez la realidad se confunde con la fantasía en donde el MITO y la LEYENDA se confunden….. desfilan ante mi mente los relatos de un Naufrago, sus crónicas amenas y que con un estilo propio van hilvanando hasta formar todos sus personajes que realmente existieron y que con el tiempo se volvieron Leyendas como en el Caso del Coronel Aureliano Buendía o que entran el el plano del MITO, como lo es MELQUIADES; pero nadie puede negar que incluso MACONDO es un lugar real….. tan real como ARACATACA la ciudad que le vio nacer y si se han tejido histórias tan fantásticas como el señor de los anillos, es muy probable que si un Colombiano dimensiona el Legado tan grande que dejó Gabriel Garcia Marquez le sirva de inspiración para escribir sobre la Saga del DORADO. “PAZ EN LA TUMBA DEL NOBEL GABO” Saludos yayoandaproyectandocentrodestudioseinvestigacionesociales

    Reply
  204. Irma Torres

    A Los 16 Años lei ciencias Años de Soledad y desde entonces quise conocerte, pero como muchos te fuiste sin saber que existia . En cambio tu estas en mi vida. Ahora a Los 56 Años,gracias Gabriel..

    Reply
  205. Manuel Gonzales Duran

    Un inmenso como los inmensos se fue en abril, Cervantes, Vallejo, GABO, pero mucho mas a quien tuvimos la suerte de verlo vivir y transformar nuestro pensamiento actual. Gracias maestro por todo lo que aprendo y seguiré aprendiendo de ti, nos dejas un legado extraordinario que esperamos el tiempo nos permita conocer todo lo que dejas como periodista, literato y pensamiento inmortal. Que descanses físicamente en paz.

    Reply
  206. Ramon Gusmão

    Sin gabo, cien años de soledad (Sem Gabo, Cem anos de Solidão)

    Crônica de uma morte anunciada? Nem todos esperam, mas sabemos que ela vem. Pode durar um século, como a saga dos Buendía, ou um pouco menos. O certo é que a morte de Gabriel García Márquez, aos 87 anos, nesta quinta-feira, 17 de abril de 2014, deixará muito mais que Cem anos de Solidão.

    Tal qual seu realismo mágico, Cem anos foram suficientes para torná-lo um imortal, garantir-lhe o Nobel de Literatura de 1982 e eternizar o escritor colombiano entre os clássicos da literatura. Deveria ter 16 ou 17 anos quando li a obra-prima de Gabo e comecei a entender o mundo ao meu redor. Fui arrebatado pelo realismo fantástico, que García Márquez negava existir.

    Mas a imagem das formigas devorando a casa da família Buendía, para mim é tão real quanto a aula de jornalismo do Relato de um náufrago, ou o sonho de Simón Bolívar em construir uma grande nação latino-americana, no romance histórico O general em seu labirinto. E o que dizer da paixão eterna de O amor nos tempos do cólera?

    Seja na fantástica história de uma família, que se confunde com a trajetória da Colômbia e da América Latina, ou no realismo indispensável ao trabalho de qualquer jornalista, Gabriel García Márquez conseguiu Viver para contar o que viu, ouviu e imaginou.

    Por isso, sentiremos solidão, muito além de Cem anos. Mas quem a preencherá? Gabo dizia que, depois da morte do avô que o criou e tanto influenciou, não havia acontecido nada de interessante. A morte foi tema recorrente na obra do escritor, com funerais, outonos, labirintos, sequestros, naufrágios. De carona no realismo mágico, vou-me embora para Macondo, quem sabe lá encontrá-lo-ei.

    Reply
  207. Gervasio Sánchez

    Queridos amigos del FNPI:

    Os mando un fuerte abrazo en estos momentos tan duros tras la muerte del gran maestro de la literatura y el periodismo. Yo crecí periodísticamente leyendo sus libros y sus artículos y, de hecho, mi primer artículo publicado en un diario el 14 de diciembre de 1982 fue sobre su figura tras la concesión del Nobel de Literatura. Gabriel García Márquez consiguió con su inventiva y su calidad narrativa que nuestra imaginación se desbordase. Espero que sigáis defendiendo el periodismo con mayúsculas en estos tiempos tan difíciles en que los medios de comunicación, en general, han dejado de vigilar al poder económico y políticos para convertirse en sus principales aliados. Ojalá la muerte de vuestro fundador sirva también para reflexionar sobre las obscenidades del periodismo actual. Es importante volver a recuperar los principios éticos con los que, al menos yo, crecí en la universidad.
    Gervasio Sánchez, fotógrafo y periodista, que trabaja habitualmente para Heraldo de Aragón

    Reply
  208. Luisa T.

    Lo único que no te voy a perdonar, querido maestro, es que partieras antes de que mi sueño de ser tu alumna presencial pudiera hacerse realidad. Te lloro como lloré a mi Tío Simón, y siento en el alma una tristeza como la que sentí al dejar mi tierra natal, en el oriente de mi país, para venirme a la Capital a estudiar “el mejor oficio del mundo”. Me queda ir aprendiendo de ti lo que nos dejan tus escritos. Gracias por tanto, Gabo de mis amores.

    Luisa
    20 años
    Caracas, Venezuela

    Reply
  209. Guillermo Mora Tavares

    Don Gabriel García Márquez, Maestro inmortal, gloria del Periodismo y las Letras Españolas de todos losm siglos.

    Reply
  210. Ana Marcela Montanaro

    Con todos los Aurelianos, con todos los Arcadios; con Úrsula Iguarán, Amaranta, Remedios La Bella, Pilar Ternera y Santa Sofía de la Piedad. Con Fermina Daza, Florentino Ariza; con Sierva María de todos los Ángeles, Cayetano Alcino del Espíritu Santo Delaura y Escudero, y hasta con la memoria de Santiago Nasar. Con todo Macondo, con toda Nuestra Latinoamérica, con ustedes lloro.
    Gracias Gabo, por la magia, la palabra, el calor y la humedad.

    Reply
  211. Helkin Rene Diaz

    Nos dejas con una sonrisa y una tristeza en el rostro. A muchos de nosotros nos diste la pasión por leer, al leer tus libros y crónicas. Crónicas que mas que crónicas eran toda una aventura. A muchos ciudadanos de este planeta les duele tu ausencia, pero sobre todo nos dejas un ejemplo claro a los Colombianos: Que no debemos callar frente a lo que vivimos, sin pensar en las consecuencias.
    Gracias Gabo.!

    Reply
  212. Graciela Gliemmo

    Ante la muerte, todo posible sentido se suspende e irrumpe el silencio. Cuesta aceptar que seres tan inmensos como Gabo también deben partir. En su lenguaje —mucho más que un instrumento para construir historias y personajes inolvidables, un universo en sí mismo— está y seguirá estando Gabo, tan querido y admirado por sucesivas generaciones de lectores, venciendo los límites que nos impone el tiempo.

    Reply
  213. Sandro Mairata

    Gracias por todo lo que nos dio, maestro. Como periodista, pude asistir becado dos veces a la Fundación de Nuevo Periodismo; en ambas oportunidades salí mejor persona y obrero de la prensa. Mis saludos y mis respetos a su trabajo y a la gente que convocó en vida, que seguirán dándole a conocer al mundo lo que significa usted Latinoamérica toda.

    Reply
  214. raul rimoldi

    Siempre senti al leer cualquier obra de Gabo, que dulcificaba el alma. Es tan reconfortante leerlo, que releo una y otra vez cualquier novela. A modo de homenaje, desde hace unos años leo una vez al año, Cien años de soledad y El amor en los tiempos del cólera. Escuchar su voz contando anécdotas es un elixir de bienestar. Es oportuno recordar que, cuando murió Julio Cortazar, Carlos Fuentes le avisa a Gabo, y éste le contesta, no creas todo lo que dicen. Del mismo modo, Gabo no muere por que nos dejo la impronta de un tipo genial, Nada mejor para recordarlo que leyendo sus libros-recomiendo Yo no vine a decir un discurso- y escuchando música caribeña. Un abrazo a todos los admiradores del mundo. Sin tristeza, que el mejor honor que le podemos dar es recordarlo con la alegría que nos regaló. Te quiero Gabito como si hubiera sido hijo tuyo.

    Reply
  215. María Romoacca

    El jueves Santo del 2014 quedará en la memoria de todos los que te amamos. Tu partida nos llena de mucha tristeza, yo soy una de ellas. Has influenciado tanto en mí y en mi pasión por el Periodismo, que como dices ” Es el mejor oficio del mundo”. Siempre te seguiré porque aunque no estés físicamente, tus libros, frases y anécdotas nos quedarán para la eternidad.
    Gracias Gabo! Gracias por todas las enseñanzas que me diste y aunque duele saber que ya no estarás aquí en la tierra, no estaré triste porque sé que debes estar en tu Macondo allá en el cielo.
    Hasta siempre Gabo.

    Reply
  216. Juan Carlos

    Con sus libros entendi un poco mas el espiritu de Iberoamerica, su forma de entender la vida y la pasion por todo lo que viven, el encendio la luz de la cercania entre mundos e interpreto las diferncias culturales con sutileza

    Reply
  217. Patricia Jiménez Díaz

    Gabriel García Márquez mil gracias por tu literatura y por haber sido un hermoso ser humano que inspira mi vida. Que buena suerte el haberte conocido, que gracia tan bonita el haber podido decirte que te quiero mucho. Tu sonrisa y tus palabras me acompañan y me alientan. Va un abrazo grande, fuerte y valiente como tú.

    Reply
  218. Marcela Ramos Cuéllar

    Faltando 15 páginas para terminar de leer (¡otra vez!) Cien años de soledad, me entero de la muerte de don Gabriel… ¡Apártense, vacas, que la vida es corta!… El cielo, dicen algunos, es tener mucho de aquello que disfrutamos…Espero tener mucho de ti en el paraíso. Gracias por tanta magia, en medio de nuestra realidad.

    Reply
  219. Yanina

    En mi adolescencia leí 100 años de soledad y luego cada uno de tus libros. Pero ese es sin duda mi preferido entre todos libros y vos entre todos los escritores. Desde Argentina te lloramos y recordaremos como el más grande de todos.
    Hasta siempre MAESTRO

    Reply
  220. Patricia Jiménez Díaz

    Gabriel García Márquez: gracias por tu periodismo, gracias por tu literatura y por se un hermoso ser humano. Que buena suerte el haberte conocido, que gracia tan linda el haber podido decirte que te quiero mucho. Tu sonrisa, tus letras y tu generosidad en extremo me acompañan, me inspiran y alegra mi vida. Un abrazo grande y fuerte.

    Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>